“Estrella de Garganta Azul” deslumbra los páramos ecuatorianos

“Estrella de Garganta Azul” deslumbra los páramos ecuatorianos

02 Octubre , 2018 / Por: Miranda

Una estrella azul quiebra el telón blanco del páramo en la cordillera occidental del suroccidente de los Andes ecuatorianos. Entre la brisa fresca, la vista espectacular y la libertad de apreciar en todo su esplendor la vida, revolotea una nueva especie de colibrí a 3 700 metros sobre el nivel del mar.

“Estrella de Garganta Azul” es el nombre de la novel ave que se integra a las 9 especies de colibríes que habitan en Cerro de Arcos, un santuario de vida, como nos explica el investigador Francisco Sornoza, quien asegura que es un componente de laberintos naturales debido a su formación geológica y una cordillera aislada del ramal que construye una isla en medio de la gran columna de los Andes.

Sornoza, científico y ornitólogo, inició el estudio de esta ave en mayo del 2017. Logró fotografiar varias especies y descubrir que el colibrí “Estrella de Garganta Azul” es una nueva especie de las 133 que habitan en Ecuador.

Su cabeza verde y su garganta azul profundo son características únicas que la distingue entre las otras seis especies de estrellas descritas hasta la fecha. Francisco nos devela que viven alrededor de 300 individuos en remantes de quebradas y se alimentan con vegetación de plantas nativas como la chuquiragua.

En la investigación también participaron Juan Freile del Comité Ecuatoriano de Registros Ornitológicos, CERO; Jonas Nilsson de Wild Sumaco; Niels Krabbe del Museo de Zoología de la Universidad de Copenhagen; y Elisa Bonaccorso del Instituto BIOSFERA de la Universidad San Francisco de Quito.

El hallazgo no es casualidad, Francisco oriundo de la provincia de Manabí, siempre mantuvo contacto con las aves desde pequeño en los bosques secos de la costa ecuatoriana. Su trayectoria comprende el estudio a los pinzones en Galápagos. Además, colaboró para la publicación del libro Aves del Ecuador, trabajó junto a grandes científicos como Paul Greenfield y con la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia. Y fue parte de esa locura visionaria de la conservación llamada Jocotoco, donde en 11 reservas privadas protegen a una biodiversidad superior a la existente en el Yasuní. Actualmente, labora en el Instituto Nacional de Biodiversidad, INABIO.

¡Prepara los monoculares!

Para los ornitofílicos, amantes de la naturaleza o aventureros que desean apreciar a esta sorprendente criatura, deben hacerlo de 07:00 a 09:00, aunque los expertos indican que es mejor a las 08:00. A esa hora apreciarán su vuelo versátil, su pico de alfiler y su color azul que se dibuja como una piedra preciosa suspendida en el firmamento.

Para llegar al cerro desde Loja hay turnos en transporte público hasta Manú, luego de esta parroquia se puede tomar un vehículo por una carretera angosta hasta la cordillera del barrio Sabadell.

Además, en Cerro de Arcos, se puede apreciar al cóndor andino, osos de anteojos, lobos de páramo, pumas, ocelotes, cabeza de mate y guanta andina.

Francisco no solo habla de la nueva especie encontrada en ese lugar enigmático, nos explica que es un sitio rico en especies endémicas en flora y fauna, un laboratorio en construcción para descubrir los milagros de la naturaleza. Parafrasea que “el paraíso no está perdido sino olvidado”, en referencia a que el 90% de los ecuatorianos viven en otro mundo y no se dan cuenta que la naturaleza es lo más importante de la existencia del ser humano.

“Necesitamos regresar los ojos a la tierra para poderle apreciarla en su forma real, para hacer algo en favor del planeta. Por qué megadiverso no es el país que más especies tiene, sino es el país que tiene poco y su gente lo protege”, asegura Sornoza.

Un aporte con gran valía

Como un aporte a la conservación, conocimiento y aviturismo, el Ministerio de Turismo presentó el mapa “Ecuador y sus Islas Galápagos, Circuitos de Observación de Aves”, el producto muestra varios circuitos y puntos de observación de aves, en bosques nublados, páramos, valles, selvas tropicales y reservas naturales.

El mapa presenta información necesaria para conocer más de 1680 especies de aves que se han registrado en Ecuador, lo que representa el 17% del total mundial, según el Comité Ecuatoriano de Registros Ornitológicos (CERO).

En el país existen más de 58 principales sitios de observación de aves distribuidos en 6 macro circuitos que cada día se consolidan gracias a la ubicación, diversidad de ecosistemas, fácil accesibilidad, buen estado de conservación de los habitats, presencia de especies endémicas de cada lugar y recomendaciones para que los avituristas puedan disfrutar de este producto de nicho.

En el país habitan alrededor de 35 especies endémicas (sólo en Ecuador), 6 de ellas se encuentran en Ecuador continental y 29 en el Archipiélago de Galápagos, Además, posee 133 especies de colibríes (ahora una nueva), más de 120 especies de tangaras y 300 especies endémicas regionales.

Etiquetas