5 motivos para conocer la comunidad Tsáchila

Also available in english.

La magia de la naturaleza y la medicina es posible sentirla en el centro del mundo. La comunidad Tsáchila ubicada en la provincia Santo Domingo de los Tsáchilas abre un portal de opciones para conocerla, descubrirla y disfrutarla. El viaje al este destino nos lleva a un contacto con la cultura y sus expresiones. Aquí te contamos cinco detalles de los Tsáchilas o Colorados como son conocidos.

Vestimenta sencilla: La vestimenta de esta comunidad es sencilla. Los hombres visten el palompoé, un tipo de falda o taparrabo que posee líneas de colores blancas y azules, este es sujetado con una faja elaborada con algodón. También usan un pañuelo de color vivo que cubre la parte superior y es colocada en sus hombros. Por otra parte las mujeres usan una falda con líneas de colores finas, y una tela anudada en el cuello, que acompaña al atuendo. Una característica que destaca en hombres y mujeres son las líneas de color negro que se encuentran pintadas sobre los cuerpos. Se los realiza con una tinta extraída del huito, árbol de la zona. Sus semillas son cocinadas para obtener el ´Mali´o tinta negra.

Fiesta del Kasama: Es la única fiesta celebrada por la nacionalidad Tsáchila y la más representativa de las 7 comunas que la integran Otongo Mapali, Chiguilpe, El Congoma, Los Naranjos, Colorados del Búa, Peripa y El Poste. En el idioma tsafiqui “Kasa” significa nuevo y “ma” día, esta celebración marca el inicio de un nuevo día o nuevo año. La celebración coincide con el Sábado de Gloria de la religión católica. La fiesta se la realiza desde hace 500 años, sin embargo, por tres décadas se la dejó de realizar. En la actualidad, su gente resalta la fiesta con cánticos, bailes, tradiciones y cultura que invade cada rincón de la tierra Tsáchila

Platos tradicionales: Los pobladores de la zona elaboran platillos con productos de la zona, entre ellos plátano verde, pescado y otros productos. Durante la celebración del Kasama se preparan los alimentos que muestran la herencia cultural y la gastronómica tradicional. La “Anoila” es un plato que se comparte con su gente y es preparado con plátanos molidos, carne y queso, que es cocido a leña, en hojas de bijao. Otra preparación que se degusta son los mayones (gusanos de palma).

Rituales de limpieza: La comunidad posee un misticismo que se combina con la naturaleza y los sonidos que de ella emergen para trasmitir paz y tranquilidad a quien la visita. Los rituales se los realiza en una cabaña oscura conocida como Pone Ya, en la cual el Poné (shamán sabio de la comunidad) realiza el “Somba Pokarika” (ritual de buenas energías) para fortalecer el aura. Con plantas medicinales y bebidas ancestrales, preparadas con saberes ancestrales se realiza el acto de limpieza y relajación. La magia de las plantas curan las dolencias a través de rituales ancestrales con especies, vegetales y piedras energéticas que sorprenden con su poder curativo.

Peinado particular: Los hombres de las comunas Tsáchilas usan un peinado característico que se lo realiza con´mumuka´, es decir, con semillas de la planta de achiote; las mismas que son mezcladas con manteca extraída del árbol de tangaré. La mezcla genera una pasta colorada que se utiliza en los peinados de los hombres, en forma de corona. Según las leyendas de la nacionalidad, las semillas del achiote fueron encontradas tras un ritual para consultar a los espíritus de la naturaleza como curar una epidemia de la viruela, y ellos aconsejaron usar la esencia de este producto y colocarla en todo el cuerpo para combatir la enfermedad.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *