Alluriquín, el dulce destino de la Cordillera

El olor a melcocha, dulces de leche y más golosinas naturales nos dan el aviso que ya estamos en Alluriquín, la parroquia más dulce de Ecuador.

Alluriquín es un hermoso capricho de la naturaleza, está ubicado en un lugar privilegiado de Santo Domingo de los Tsáchilas, sobre la misma cordillera de los Andes y es la puerta de entrada a la Costa o Sierra ecuatoriana, según la dirección de donde se venga.

Reproducir vídeo

El lugar es el paraíso para quienes disfrutan las golosinas; niños y adultos se deleitan con dulces preparados en leche o con panela y maní, mientras que los más grandes apuestan por el queso fresquísimo. No falta quien complete el día con un vaso de Pájaro Azul, un licor de sabor intenso, característico del sector. En definitiva, en esta parroquia falta tiempo para disfrutar.

La visita a Alluriquín, a más de la alegría que causa al paladar también ofrece múltiples aventuras, pues al ser parte de la cordillera y ubicarse a 739 m.s.n.m está rodeado de exuberante vegetación y frutos deliciosos, además de ríos cristalinos. Todo esto provoca un ambiente agradable.

ALLURIQUÍN
ALLURIQUÍN
ALLURIQUÍN
Previous
Next

Luego de visitar el poblado hay que ponerse botines y ropa cómoda para recorrer parte de su amplio territorio de espacios verdes. Además, el caudal de sus ríos pondrá a prueba tu habilidad.

Las 7 cascadas del Diablo, ubicadas en el centro de la parroquia Ibiza, son un atractivo natural único en el que el ingreso es permitido solo con el acompañamiento de guías especializados en canyoning como Ecoallur Adventure y A Pata Limpia. Hay que ir con los nervios de acero.

Para los amantes de la naturaleza, las rutas Chiriboga, Villa Buenaventura y Chitoa al Natural permiten disfrutar de recorridos para observar flora nativa, aves, anfibios e insectos.

A esta oferta turística variada se suman restaurantes con platos típicos y tradicionales donde los asados, mariscos, secos de gallina y tortillas de queso son los protagonistas de la cocina. Además, las comidas ancestrales de origen costeño o andino también tienen su espacio, especialmente en el Recinto el Paraíso,  en el km 20 de la vía Quito. Otra opción para degustar es el exquisito café arábigo de altura en Otonga Café.

La parroquia en su conjunto es un atractivo en sí misma. Actualmente cuenta con diversos establecimientos de alojamiento como Hostería Las Cucardas, Hostal las Cascadas, Hotel Real y otros. También para la diversión nocturna hay bares y discotecas como el Palomar y Azúcar donde se disfrutan cocteles y buena música.

#MeQuedoEnEcuador para visitar Alluriquín, un destino que invita a reencontrarse con la naturaleza, los deportes extremos, los sabores ecuatorianos y por qué no, con uno mismo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *