Antojitos quiteños que perduran

Entre montañas, calles empinadas y casas antiguas pero cargadas de historias, Quito no solo es una muestra de óleos, pinturas y lugares que te trasladan al pasado; porque entre fogones, familias, secretos y rincones impensados, nuestro olfato se despierta con el saborcito de la gente del Quito añejo en sus fondas, picanterías, salones o huecas que fortalecen paladares e historias, con los antojitos quiteños que perduran.

Previous
Next

Atrás del Palacio de Carondelet, el quiteño Humberto Vaca conserva la tradición de su padre al elaborar “guatita” (estofado de la panza de la vaca con maní y papas). Comenta que nada es igual al Quito de antaño de cometas y coches de madera, de caminar libre a cualquier hora por las calles principales, de ver una ciudad forrada de árboles, de conocerse entre todos, de serenatas y bohemias. Quizás algunos detalles ya no existan, no obstante su local “La Colmena” recupera los recuerdos al relatar a sus comensales, las visitas de figuras públicas y por su puesto las anécdotas con el negocio que lleva decenas de años reviviendo los sabores del ayer.

Y nos aconseja, “sumerge el pan en la guata y mézclalo con un buen pedazo de aguacate. Eso no puede desaparecer, eso se quedó y juega a prevalecer en la retina, el gusto y la memoria”, menciona emocionado Humberto.

Así también, en los restaurantes “La Exquisita” y “David”, domina el menú el tradicional  “seco de chivo” y no da tregua al olvido, pues siempre existirá la yapa, el buen trato y la conversación amena “de días idos y no volvidos”, como dicen los quiteños. “La Exquisita” desde hace más de 80 años prepara la gastronomía quiteña con recetas tradicionales que deleitan el paladar con el “seco de chancho”, el “yahuarlocro” y más delicias de la identidad quiteña.

Y el “Restaurante David”, con 3 décadas de existencia, elabora el clásico “seco de chivo” quiteño. Las opciones para disfrutar la sazón de la familia Espinoza y su madre son múltiples, desde una deliciosa avena helada hasta un pescado frito o un caldo de gallina. Los recuerdos son imborrables, cuando el ceviche o el churrasco costaban cinco sucres, dice doña Blanca Chaca del restaurante “David”. Al intercambiar palabras con ella, uno entiende el orgullo de hablar con un patrimonio vivo, ese que se quedó en el tiempo para rememorar la identidad a través de los antojitos quiteños que perduran.

Restaurante La Exquisita
Restaurante La Exquisita
Restaurante La Exquisita
Restaurante La Exquisita
Previous
Next
Restaurante David
Restaurante David
Restaurante David
Restaurante David
Previous
Next

También las calles de Quito nos trasladan al sector de San Blas, Blanquita llegó desde lejos a la capital para probar suerte y sin querer, su “fritada” creó un grupo de fans que después de las cinco de la tarde hacían cola en su antiguo salón ubicado en la calle Montúfar. Le pregunto ¿Cuánto le debe a Quito? Todo, dice Blanquita, con voz diminuta y una sonrisa amplia.

Finalmente, la sed se mata después de algunos banquetes, con los ”Jugos de la Sucre”, ubicado cerquita de la iglesia de La Compañía de Jesús, una de las más fotografías por los turistas extranjeros. El sonido de las licuadoras no resta los aromas, los colores y las formas de infinidad de frutas que adornan el pequeño local, donde Nancy Herrera con sapiencia crea deliciosas bebidas refrescantes, con frutas de temporada, que indiscutiblemente se unen al patrimonio de Quito, la ciudad de mil contrastes.

Fritadas de San Blas
Fritadas de San Blas
Fritadas de San Blas
Fritadas de San Blas
Previous
Next
Jugos de la Sucre
Jugos de la Sucre
Jugos de la Sucre
Jugos de la Sucre
Previous
Next

Conoce la ubicación de los lugares:

  • Jugos Sucre – Calle García Moreno
  • Guatas La Colmena – Calle Benalcázar
  • Restaurante David – Calles Olmedo y García Moreno
  • Las Fritadas de San Blas – Calles Pedro Fermín Cevallos N10-60 y Antepara
  • La Exquisita – Calle Caldas y Gran Colombia

Temas relacionados

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *