Cascadas, templos de purificación en la Amazonía ecuatoriana

Descubrir la aventura en el centro del mundo es unirse con la naturaleza y vivir rituales milenarios, con las culturas en la Amazonía ecuatoriana.

Según la historia, una de las costumbres milenarias del pueblo Shuar, es utilizar los recursos hídricos para ceremonias importantes. Las Cascadas son sus iglesias para realizar ritos, oraciones, purificación, cantos y renovación de energías”…

Motivado por esta gran tradición, visite algunas de las 20 cascadas de la provincia de Morona Santiago. Pisar caminos de la etnia Shuar y sentir la energía positiva que provocan, es una magia natural y sin precedente. Aquí un detalle:

  • Cascada Kayamas de Gualaquiza: El inicio de la aventura comienza con inhalar humo de tabaco, como acto de purificación, siendo necesario para ingresar limpio a sus aguas, con temperaturas de hasta 24 °C. El hidromasaje natural proporcionado por su caída de agua de 10 metros de altura, es sin duda la caricia para avivar los sentidos.
Fotografía: Alex Boas
  • Cascadas Coloradas: En Limón Indanza, sus aguas de color rojizo son provocadas por la descomposición vegetal y algo de sílice (óxido de silicio y otros minerales) que hacen de estas cascadas un lugar único en medio del bosque amazónico. A partir de las 18h00, es posible observar el desfile y canto de aves como el Gallo de la Peña y Tangaras, otro evento único para tu vida.
  • Cascadas Kintia Panki: Llegar a la parroquia Asunción del cantón Sucúa, es vivir emociones a mil por hora, en la “Tierra de la ortiga”. El emprendimiento de la Familia Akachu permite a decenas de viajeros compartir el alimento, su actividad diaria y sus tradiciones. A 15 minutos se encuentran las Cascadas Kintia Panki, donde se adora a “Deutos Arutam”, principal deidad de la cultura Shuar. La despedida incluye la degustación de excéntricos “mukint asados”.
  • Cascada de Mussap: Se ubica a 45 minutos de Macas, capital de la provincia de Morona Santiago. Don Antonio te recibirá y compartirá un pedazo de piña y papaya (frutas de la zona). La cascada de este lugar tiene 50 metros de alto con una poza de 16 de ancho y aguas cristalinas que eliminan todo cansancio. Para cerrar este ciclo es vital saborear los ayampacos preparados con vegetales amazónicos y una refrescante agua de hierba luisa en las cabañas del lugar.
  • Cascada de Samikin: Desde el cantón Taisha se encuentra a 30 minutos de distancia. El camino está repleto de exuberante vegetación que vale la pena admirarla. La naturaleza con colores y olores nos sorprende. Conocer el destino es vivir un mundo fascinante en la tierra. La ceremonia de purificación comprende un ritual, la inhalación de cigarrillo y nadar en las aguas de 28 grados de temperatura. Definitivamente el mejor spa natural del mundo y muy lejos del ruido y la gran ciudad.

Sentirse contento, complacido y fascinado con la naturaleza no es un lujo, sino una necesidad tan vital como el agua para llenar el espíritu de mil colores. Las despedidas con la gente local son las más afectivas y todos buscan reconquistarnos para un pronto retorno. Un gracias no basta para agradecer la experiencia vivida. Las risas, esfuerzos y vivencias se quedan con ellos. Sus cascadas son ahora mis iglesias, que permiten llenar el corazón, limpiar el alma y llenarse de energías.

¡Hasta pronto Morona Santiago!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *