Chocolate ecuatoriano: la dulce bebida de los dioses

Degustar la bebida de los dioses en su propia mazorca es remontarse al tiempo de nuestros antepasados para dejarse llevar por el dulce aroma energizante del cacao ecuatoriano en una de sus deliciosas presentaciones: el chocolate caliente.

Esta fascinante bebida te envolverá y abrigará con el suave sabor de su nectar elaborado en barro y leña.

De acuerdo a una investigación arqueológica, el  origen del cacao en Ecuador data de 3.300 antes de Cristo, lo que significa que los granos de cacao se han cultivado en nuestro país  por más de 5.000 años.

El cacao es un árbol procedente de América, destacado por las pequeñas flores en sus ramas que producen una mazorca que contiene granos cubiertos de una pulpa rica en azúcar. Produce un fruto del mismo nombre, utilizado como ingrediente principal para la preparación de múltiples alimentos entre los que se destaca el chocolate.

Su uso se remonta a la época de los mayas, aztecas e incas, y desde entonces se ha usado tanto para fines nutricionales como médicos.

La producción de este fruto se concentra principalmente en las provincias de Los Ríos, Guayas, Manabí y Sucumbíos. En el rancho Vasija de Barro, del cantón Milagro, se mantiene su tradicional elaboración artesanal, preparado en piedra volcánica y horno de leña.

El tío Pedro, conocido agricultor de la zona, es la persona  encargada de mostrar todo el proceso ancestral del  cacao, que inicia con la recolección de la mazorca, secado, tostado, molido en piedra volcánica y cocción en vasija de barro en horno de leña, dando como resultado final la deleitante bebida de los Dioses servida en su misma mazorca.

Es importante señalar que con esta preparación el cacao no pierde ninguno de sus nutrientes y  se convierte en una bebida 100% energética.

Cada día, la elaboración de esta actividad artesanal toma más fuerza; además existe una extensa variedad de  productos que se comercializa a partir del mismo como: licor de cacao, mermelada, pasta de cacao y más.

Si deseas adéntrate en las costumbres de nuestros ancestros, visita Rancho Vasija de Barro y recorre sus 2.7 hectáreas  llenas de magia y dulces sabores. 

#MeQuedoEnEcuador

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *