¿Dulce o salado?, Ecuador se disfruta en bocados

En un solo lugar tu paladar puede sentir una explosión de sabores en la latitud cero. Entre volcanes y glaciares que proveen el líquido vital que llega a miles de hectáreas productivas, en un destino tocado sutilmente por el océano Pacífico con una diversidad de climas, altitudes y ecosistemas. Conoce la gastronomía ecuatoriana dulce y salada.

Es por eso que el país es una experiencia incontable iniciando por el arcoíris de colores que impresionan a los ojos entre frutas, hortalizas, verduras, tubérculos, leguminosas, granos y productos inimaginables en el mundo. Seguido del aroma cítrico, dulce o floral, y para finalizar con la sensación que produce al comerlos.

Es así, que la variedad alimenticia es casi incontable, por mencionar en este país crecen más de 350 variedades nativas de papas, 13 variedades de arroz, la mejor producción de banano y camarón exportados a Europa y Latinoamérica. También, el mejor cacao “pepa de oro” del mundo, el más fino chocolate, y la mayor diversidad de frutas y legumbres que llegan a nuestras mesas.

La cocina ecuatoriana tiene cuatro etapas de estudio y son: ancestral, criolla, republicana y contemporánea, con cambios e innovaciones se posiciona en el mundo, porque usa productos nacionales, que germinan en temperaturas entre 6 a 30°C en los Andes, Costa el Pacífico, Amazonia y región Insular

Un joven chef, Sebastián Martínez, manifiesta “Ecuador no es estacional y conocer el país es un acierto”. Los chefs ecuatorianos utilizan en su mayoría todos los productos del entorno y lo aprovechan en las creaciones culinarias. Saberes indígenas y españoles, determinando una comida mestiza, que se difunde en los continentes como un patrimonio vivo, la gastronomía ecuatoriana dulce y salada.

Un amanecer de colores

Con los primeros rayos del sol, despertar es un sueño. La primera comida inicia con una paleta frutal a ser compuesta por pitajaya, papaya, sandía, bananas, uvas, peras, mangos, melón, piña y una variedad que no podré nombrarla. El complemento son una diversidad de jugos o postres a base de mora, tomate de árbol, guanábana, naranja, guayaba y mango. Más de 600 frutas cortejan al hambre mañanero.

Si la comida exótica es preferible en un desayuno te invitamos a saborear las creaciones a base de plátano verde como el: bolón, corviche, empanada, patacones, tortillas, y por su puesto, el “tigrillo”, un plato tradicional de Zaruma, cantón ubicado al sur del país. Esta preparación es a base de plátano verde majado, con queso, jamón y huevo.

Y si gustas de un buen café, el país produce las variedades coffea arabica y coffea canephora, sembradas desde el nivel del mar hasta alturas superiores a los 2.000 msnm.

El atardecer de aromas

La gastronomía ha sufrido cambios importantísimos y los chefs unen las tendencias mundiales con toques mestizos. La historia culinaria nos dice que el consumo de carnes rojos y blancas, durante la época colonial y la etapa republicana, solo se consumían en conventos, colonias francesas y españolas, así comer carne era un privilegio. En la actualidad no hay distinción, todos comen carnes de diversos tipos y con las mejores recetas.

Así, disfrutar la comida en las tardes es saborear una aperitiva sopa, y un dato interesante es que el país se coloca como el número uno en Latinoamérica por la centena de sopas. Además disfrutarás del “segundo” compuesto por una buena porción de arroz, que puede ser acompañado con un buen filete de carne y ensalada, esta opción es variada día a día. Finalmente el postre y el jugo es el complemento.

Por otro lado, en la comida gourmet selecciona una entrada, plato fuerte y el postre. Los restaurantes en el país eligen servir las entradas a base de mariscos entre ellos salpicón de mariscos, ensaladilla de papa con camarón y salmón en salsas de aguacate o agridulces. El plato fuerte se compone de dos tipos de carmes con sus acompañantes ensaladas, arroz, o papá con múltiples facetas.

Al ser un país con gran producción de papas encontrarlas en todo momento es algo que no debe sorprender, en la mesa se sirven en puré, locro, tortilla, fritas y cocinadas; su versatilidad es ideal para combinar con pescado, camarón, langostino, pulpo y más frutos del mar.

Si las salsas son tu delirio, la cocina ecuatoriana crea sabores exóticos a base de maracuyá, ají, sambo, cacao; entre dulces, ácidas y picantes los banquetes se convierten en una magnífica experiencia de sabor. Los aperitivos a base de camote son ideales elaborados con tres tipos de variedades el morado, naranja y blanco. Su sabor dulce es asombroso.

Las veladas de sabores

La Tierra del más fino chocolate prepara postres a base de este ingrediente, elaborada con el mejor cacao del mundo. Ecuador es el mayor productor de cacao fino de aroma, siendo responsable del 70% de la producción a escala mundial.

Aprovecha el viaje y disfruta pinchos de frutas, brownie con chocolate al 72%, macarrones con chocolate al 66% y rellenos con salsa de naranja, o pan negro con tinta de calamar y semillas de sésamo, helados de frutas, suspiros, frutas en almíbar, rompope y pasteles son manjares que se derriten en la lengua.

El sabor de la gastronomía ecuatoriana dulce y salada, confirma que el país es un destino gastronómico.

Por: Sandy Doicela

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *