El Camotillo, el manjar marinero de Manta

Lo que más me impresionó cuando le di el primer mordisco, fue lo crujiente que estaba. Un chasquido en seco llenó de sabor todo mi paladar, dando regocijo a mi alma.

Hace más de un año, María José, una de mis compañeras de trabajo, me había hablado tanto del Camotillo, un pescado de un sabor inverosímil que es preparado en todo Manabí, pero particularmente en Manta.

Aseguraba que lo degustó en el parque de El Marisco donde existen locales que se han especializado en su preparación, usando los condimentos y más hierbas naturales para potenciar el sabor de este pez, tan apreciado por los más exigentes comensales de todo el mundo.

El camotillo en definitiva es un plato estrella. El 99% de los apetitosos clientes lo piden frito, siempre acompañado de una ensalada fresca y rematado por patacones de plátano manabita. Cuando lo sirven en un plato de casi medio metro de diámetro, uno no sabe si empezara comer o tomarle fotos. Es un paisaje culinario

Sin embargo, el aroma que emana apura a probarlo y es verdad: sabe a paraíso. Su sabor suave y su carne extremadamente blanca en su interior, pero dorada en la superficie, genera emociones. Hay quienes optan por otras variedades de preparación como camotillo enconcado, en sopa, al vapor o estofado. A decir del dueño del restaurante, el mayor secreto de este plato está en la frescura del marisco.

Hasta los restaurantes del malecón mantense, cada día, y sobre todo los fines de semana llega un ejército de comensales atraídos por el sabor del camotillo y la versión de su sabor, parecido al del camarón, porque según cuentan los pescadores esta especie se alimenta de esos crustáceos y algas marinas, que le atribuyen su sabor y propiedades curativas, como el alivio al resfrío; además, hay quienes también le otorgan propiedades afrodisiacas.

En todo caso de la ración que me sirvieron no queda casi nada. Devoré con un apetito de náufrago. Me traen la cuenta y canceló 12 dólares incluida una bebida, pues pedí la presentación extra grande, y no es para menos, a Manta no llegó siempre y había que probar el camotillo al extremo.

Si tienes habilidad para la cocina, aquí te comparto una sencilla receta, para que conquistes a todos en casa, con los exquisitos sabores de Ecuador.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *