Galápagos, la naturaleza en estado puro

Las afamadas islas Galápagos son de aquellos destinos que debes visitar al menos una vez en la vida. Sumergirse por este prístino territorio es vivir una experiencia renovadora en contacto con la naturaleza y los secretos de la evolución.

Se trata de un archipiélago volcánico ubicado a 1000 kilómetros de la costa de Ecuador; compuesto por 7 islas mayores, 14 islas menores, 64 islotes y 136 rocas.

La isla tiene un alto endemismo. El 32% de la flora y el 60% de la fauna que habita en Galápagos no existen en ninguna parte del planeta. Las tortugas gigantes, pinzones, cactus endémicos, iguanas marinas y terrestres son algunos ejemplos de especies representativas del archipiélago.

Se conoce que Charles Darwin se inspiró en Galápagos para consolidar su teoría de la evolución y publicar su libro “El Origen de las Especies”. El científico inglés visitó las islas en 1835 y consideró su paso por este lugar como el evento más importante de su vida.

Para disfrutar de las islas se lo puede hacer de diversas maneras con tour diario, tour diario de buceo, tour de bahía, tour de pesca vivencial, cruceros de varios días, entre otras. Todas las opciones deben ser contratadas en lugares turísticos registrados.

En Santa Cruz, Peter Freire guía especializado compartió con los viajeros las normas especiales para disfrutar de las Galápagos, entre ellas: caminar por los senderos indicados, no alimentar ni tocar a los animales y sobretodo estar atentos a las instrucciones durante todo el trayecto.

El viaje nos llevó a un recorrido por la geología de las islas, que se asientan sobre un “punto caliente” del planeta, donde el magma (roca fundida), brotó desde las entrañas de la tierra formando volcanes. Las islas más antiguas tienen una edad, aproximada de entre 4 a 6 millones de años. Fernandina e Isabela son las islas más jóvenes y recientemente han mostrado actividad volcánica.

El arribo de las especies es otro punto destacable. En este sitio existen reptiles como tortugas e iguanas. ¿Cómo llegaron a este lugar? Se presume que lo hicieron sobre troncos o balsas de vegetación, que fueron acarreadas por las corrientes. Las iguanas marinas, únicas en el mundo, se adaptaron a las islas alimentándose de las algas. “Las especies de Galápagos se especializaron para sobrevivir en este paraíso”, indica el guía especializado.

La maravilla de las islas se contempla a cada paso, así los cormoranes de Galápagos, especie de ave única en el mundo que perdió su capacidad de volar, nos muestra su evolución adaptada al entorno. El pájaro tiene gran tamaño, las alas cortas y patas palmeadas que le permiten zambullirse en el océano para buscar alimento. Es el único de las 40 especies de cormoranes del mundo que no puede levantar vuelo.

Recorrer El Garrapatero, el Centro de Tortugas Gigantes Crianza Fausto Llerena y convivir con la población local me permitió comprender que las islas Galápagos son realmente un tesoro. Anímate a descubrir el encanto de Galápagos y su historia natural en compañía de guías acreditados. Seguro vivirás una experiencia inolvidable.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *