Jaime Freire, el hombre que se convirtió en el papá de los cacaoteros

El nombre “PapáCacao” nació mientras Jaime Freire hacía lo que cualquier padre hace, ayudar y guiar en el proceso de crecimiento. Jaime se encontraba en Esmeraldas dictando capacitaciones para quienes querían conocer el proceso que se lleva del cacao al chocolate. Una de las personas que trabajaba con él escuchó como su hija le deseaba buena suerte en la capacitación de cacao y le decía por teléfono “adiós papá”. 

Entre ruidos y confusiones, su compañero de trabajo lo miró y dijo “claro, es que tú eres el PapáCacao”. Ese momento fue una revelación para Jaime, pues el nombre le pareció bueno y sentía que lo identificaba. Veinte años después, este seudónimo lo acompaña en su negocio de fabricación de chocolates gourmet artesanales y miles de procesos de enseñanza a emprendedores.

Más de 2.900 personas han tomado los cursos organizados por Jaime y su esposa, todos interesados en convertir al cacao y chocolate en su forma de vida. Desarrollaron 3 formatos para capacitar a los interesados: “Bean to bar”, un curso para realizar chocolate con más de 1.800 participantes; cursos de bombonería dictados a alrededor de 800 personas y “Emprende Cacao” el curso más completo con un aproximado de 300 participantes de Quito, Guayaquil, Portoviejo, Perú, Guatemala y Bolivia, además de 80 emprendimientos activos en la actualidad.

Desde siempre, la motivación de “PapáCacao” ha sido facilitar a las nuevas generaciones el conocimiento necesario para ser un cacaotero o chocolatero. “A veces los emprendedores no saben hacer planes de negocios, manejar finanzas, armar una fábrica de chocolate, no conocen normativas, temas de impuestos, las obligaciones legales como empresa, desarrollar una marca o manejo de redes sociales, pero con programas como Emprende Cacao lo pueden hacer en corto tiempo”, dice Jaime. Esta escuela de negocios buscó enfocarse en un producto en específico, el cacao y su derivado principal, el chocolate. “Aquí encuentras toda la información que necesitas para poder sacar adelante tu negocio”, afirma.

Además de la necesidad de conocimiento, Jaime se dio cuenta que otra limitante para emprender en este sector eran las máquinas para la producción del chocolate. La maquinaria europea para la producción del chocolate podría llegar a costar alrededor de $180.000, poco accesible para quienes quieren empezar en este negocio. 

Es así que, después de visitar muchos productores y fabricantes locales de molinos, hornos y otra indumentaria ha logrado desarrollar un esquema de producción optimizado, una mini fábrica de chocolate que puede producir 100 kilos de chocolate al mes con una inversión de alrededor de $4.300. Un producto que fue desarrollado con los más de 30 años que tiene PapáCacao de experiencia en este sector.

WhatsApp Image 2021-11-10 at 10.14.30 (1)

Tal vez una de las importantes semillas que ha plantado en la industria del cacao fue el “Proyecto de Reactivación del Cacao Nacional Fino y de Aroma” que se ejecutó a nivel nacional entre 2012 y 2017. Jaime, Javier Villacís, gerente del proyecto y los pequeños productores construyeron un plan que buscaba la conservación del cacao nacional, aportando ideas de personas de todo el país, en 23 mesas provinciales. Como resultado, Ecuador se situó en el top 5 de productores de cacao fino de aroma a nivel mundial, un logro importante, cosechado por un país y por uno de los padres de esta dulce industria llena de potencial. 

“PapáCacao” es un símbolo de la industria y de la pasión. Una muestra de amor a un producto que representa a un país y a dedicados trabajadores que transmiten la felicidad en un mordisco.

La pasión de un hombre por el chocolate ha dejado un legado en el paladar de la gente que lo prueba y en aquellos que trabajan por mostrar al mundo las delicias que tiene la Tierra del Más Fino Chocolate. 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *