La fiesta de los Santos Inocentes

Sin duda una de las fiestas que con más algarabía y humor se celebran en  Ecuador, es la de los Santos Inocentes. Este año, debido a la emergencia sanitaria, las mascaradas, que son típicas del festejo, no se llevarán a cabo, sin embargo, te invitamos a recordarlas a través de esta nota.

La Fiesta de los Santos Inocentes presenta un curioso sincretismo entre lo pagano y religioso. Su origen se remonta al siglo V, época en la que la Iglesia Católica empezó a celebrar esta fiesta en memoria de los niños que fueron masacrados en Judea por Herodes, poco tiempo después del nacimiento de Jesús.

De acuerdo al pasaje bíblico descrito en Mateo (capítulo 2), Herodes, quien ocupaba el trono de Judea en la época en la que Jesús nació, se enteró que en el mundo habitaba ya un niño que sería llamado “el Rey de los Judíos”. Esto provocó temor y celos en él, y al saber de la llegada de tres reyes magos de Oriente que venían a adorar a dicho infante, los mandó a llamar y les solicitó que le informaran todo cuanto supiesen acerca de aquel niño, pues él deseaba también ir a adorarle.

Al ser los reyes magos advertidos en sueños de no dar ninguna información a Herodes, decidieron regresar a Oriente haciendo un rodeo por otro camino. Herodes sintiéndose engañado, rompió en cólera y mandó a matar a todos los niños menores de dos años que vivían en Judea, esperando así dar muerte a quien él suponía, suplantaría su trono. Es así que, la Iglesia Católica considera a estos infantes como mártires que murieron en lugar de Cristo. De allí el nombre de “Santos Inocentes”.

Influencia pagana

En sus inicios esta celebración tuvo un carácter estrictamente religioso. Sin embargo, con el pasar del tiempo, otros elementos de carácter pagano fueron incorporados a ella. Se conoce, por ejemplo, que en la Edad Media se celebraban con mucho bullicio y desorden en algunos lugares de Europa, la “Fiesta de los Locos” y la “Fiesta del Asno”.

En la primera, se pretendía hacer una sátira mordaz del clero y para ello se elegía a un “Obispo” y en algunos casos, un “Papa” de los locos. Estos personajes precedían todo un “carnaval” en el que la gente se enmascaraba o disfrazaba del modo más extravagante y ridículo, adoptando en muchos casos actitudes obscenas.  

 

En   la “Fiesta del Asno” se realizaba también una ceremonia de carácter escandaloso en la que sus participantes ingresaban al templo con gran jolgorio para ejecutar todo tipo de sátiras con el fin de poner en ridículo a los clérigos. La figura central era un asno revestido con hábitos sacerdotales al que dirigían hasta el coro para cantarle lo que se conocía como la “prosa del asno”.

Tanto la “Fiesta del Asno” como la “Fiesta de los Locos”, se celebraban entre los últimos días de diciembre y los primeros días de enero. Con el pasar del tiempo, llegaron a prohibirse por las autoridades eclesiásticas debido a los excesos que en ellas se cometían. Pese a ello, muchas de las costumbres presentes en estas fechas permanecieron y se las relacionaron con la fiesta de los “Santos Inocentes”

Bromas, sátiras y mascaradas

En nuestro medio, la tradición de celebrar la fiesta de los “Santos Inocentes” con sátiras y bromas, persiste desde tiempos de la colonia. La palabra “inocente” en este contexto, se refiere a alguien no tanto libre de culpa, sino más bien a alguien cándido y fácil de engañar. De allí que el sentido religioso de la fiesta se haya desvirtuado y que en esta fecha, se busque más bien poner en evidencia la inocencia de la gente a través de bromas y tomaduras de pelo, las mismas que se empiezan a realizar el 28 de diciembre y culminan el 6 de enero. Esta es una fiesta que, a nivel nacional, se celebra con mascaradas y sátiras.

En Cuenca, la fiesta de los Santos Inocentes presenta un particular interés por el entusiasmo con el que sus habitantes la celebran. El 6 de enero de todos los años, mucha gente de esta ciudad sale a las calles con todo tipo de disfraces.

En la tarde de ese mismo día, se organizan comparsas (grupos de teatro popular) en un desfile de grandes proporciones en el que se satiriza los hechos y personajes más sobresalientes del año anterior. Existen clubes que se encargan año a año de la organización de estas comparsas para premiar al grupo más original y creativo.

 #MeQuedoEnEcuador para que cuando todo haya pasado, ser parte de sus fiestas tradicionales y descubrir el rico costumbrismo presente en las mismas.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *