La fiesta en honor al maíz y el amor

Ecuador es un destino cultural poseedor de un gran número de fiestas en sus provincias y cantones. La Fiesta del Yamor, una de las más importantes de Imbabura, permite a los viajeros conocer prácticas y sabores milenarios. Compartimos algunos detalles de esta fiesta indígena en país del centro del mundo.

Otavalo, cultural: La fiesta ancestral se realiza desde siglos pasados, sin embargo, en 1952 la fiesta fue institucionalizada. El ritual de celebración une las tradiciones indígenas que rinden tributo a la Pachamama (Madre Tierra) por la cosecha del maíz; y las tradiciones católicas en homenaje a la virgen María de Monserrat, patrona de Otavalo. La fiesta se celebra la última semana de agosto y la primera de septiembre, de cada año. Yamor proviene de dos vocablos Yak, sinónimo de sabio y Mur que significa grano.

Chicha del Yamor: En la celebración se prepara la tradicional chicha del yamor elaborada con siete variedades de maíz, que se producen en esta zona del norte andino ecuatoriano. Según una leyenda contado por los pobladores, se dice que ante el “Taita Imbabura” se presentó una joven mujer, enamorada de un hombre que no la correspondía; así el Taita y su esposa fue declarada reina del maíz, para ello, la mujer debía cosechar varios tipos de maíz y preparar una bebida para dársela a su amado, quien caería a sus pies, rendido de amor. Así, la chicha se convierte en un homenaje al maíz y al amor.

Variedad de maíces: Se usan siete variedades de tipos de maíz y son: chulpi, maíz negro, amarillo, blanco, canguil, morocho y jora (maíz fermentado). Los granos son tostados y molidos para posteriormente ser cocinados, cernidos y colocados en barriles de roble para ser fermentados. Antiguamente,la chicha la bebían los caciques en banquetes importantes. Además, en la fiesta se comparte la variedad de maíz en preparaciones gastronómicas como fritada, choclo con queso y más decías con este producto ecuatoriano.

Artesanías y cultura: Otavalo es la Capital Intercultural del Ecuador. Su gente es reconocida por la habilidad en la fabricación de artesanías, la composición musical y por la gran defensa de sus tradiciones, cultura, filosofía y más. Gran parte de sus expresiones y conocimientos se reflejan en sus artículos artesanales que se exponen en la internacionalmente reconocida Plaza de los Ponchos. Ponchos, vasijas, sacos, cobijas, carteras y más instrumentos bordados con símbolos andinos se comercializan en este espacio.

Elegancia en la fiesta: A la celebración llega la población indígena con sus mejores y elegantes trajes. La población otavaleña preserva tradiciones y su cultura hasta la actualidad, un rasgo característico en los hombres es el cabelloo largo trenzado. Las muejres visten camisa blanca bordada a mano, anaco, faja, fachalina y varios collares (gualcas) y pulseras. El hombre viste camisa y pantalón blanco, que le llega hasta los tobillos, poncho de lana azul, alpargatas de color blanco y sombrero de paño.

Fuente: Otavalo Travel, Diario La Hora.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *