La marimba: ritmo, color y alegría

Viajar despierta nuestras emociones y recuerdos, que reviven al estar en un lugar, al saborear un banquete o simplemente escuchar una canción. Las fiestas tradicionales de Ecuador tienen componentes que nos llevan al disfrute total. Los ritmos ecuatorianos dejan vibrar con el ritmo de la marimba, en Esmeraldas.

Este género, baile e instrumento musical no es originario de Ecuador, sin embargo ha conquistado las raíces del país, en especial, la de los afroecuatorianos que residen en la “Provincia Verde”, Esmeraldas. Así, desde 2015, la marimba es parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El instrumento es de origen africano y es un xilófono de madera de palma, se equipa con resonadores de bambú, que se acompañan con otros instrumentos como el bombo, maracas, cununo y guasá, para crear ritmos y melodías únicas. La gente negra lo ha incorporado a su vida con bailes y en ocasiones especiales, las expresiones de la música con este instrumento son parte de cultos, acontecimientos importantes y despedidas de difuntos.

En el siglo XV según datos históricos se produjeron naufragios de esclavos negros en las aguas del Pacífico, es así, que las costas del norte de Ecuador y sur de Colombia fueron pobladas por hombres y mujeres negros; quienes sometieron a indios, Cayapas y Chachis, que poblaban estas zonas.

Los nuevos habitantes que se asentaron en el lugar fueron provistos de lo necesario, convirtiéndose en una población sólida y fuerte. Aunque habían conquistado su libertad, el vibrante ritmo de la marimba representada en bailes y cánticos se impregnó en su vida, por ello re elaboraron sus instrumentos y adaptaron sus cánticos y bailes a su nuevo hábitat.

La alegría se enciende con la marimba

Cada agosto, Esmeraldas celebra su independencia política y su gente se toma los espacios para mostrar su cultura con el sonido de la marimba y otros instrumentos, que dotan a los danzantes el ritmo que vivifica los entornos con coloridos trajes, sensuales movimientos de hombros y caderas; y a su vez poemas y relatos que expresan alegrías, conquistas, pesares y humor.

Se vive una fiesta entre risas y picardía, mientras un pregón recorre las calles. La marimba es mucho más que un ritmo, un baile o un instrumento; es un símbolo de la historia afroecuatoriana y el folklore que se muestra a través de la cultura. Un valiente poblador entre la multitud de personas que admiraban la fiesta expresó una rima:

“Mantener nuestra cultura, luchar contra la adversidad, con estrategias seguras eso es identidad. Fuerza que llevo en mi pecho, que me hace ver más allá, el sonar de los tambores y la forma de cantar. El pensar en el futuro, echar los miedos al mar, romper el yugo español, pa vivir en libertad; comer tapao de pescado, eso es identidad”.

La fiesta va elevando sus tonadas y cada vez el ritmo y la alegría se vuelve una energía que nos contagia para mover los pies al compás de la marimba, todos esperaban con alegría ver a Papá Roncón, conocido por ser uno de los máximos exponentes de la marimba en Ecuador.

“Papá Roncó” es un gran músico esmeraldeño. Su verdadero nombre es Guillermo Ayoví, muy pocos lo conocen por ese nombre. Este hombre se ha destacado por su dedicación y amor a la marimba y sus bailes tradicionales. Sus conocimientos y talento lo han llevado a escenarios internacionales como EEUU, Japón, Colombia y Venezuela.

Conocer Esmeraldas es vivir una fiesta constante, con gente que se muestra alegre y vivaz, con los acordes penetrantes de la marimba que endulza el oído, que inyecta una energía que hace revolotear los pies, que masajea tus hombros y finalmente te despierta el alma.

Mira una muestra de nuestro viaje a Esmeraldas

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *