Magia y encanto en aguas amazónicas

Also available in english.

La misteriosa y profunda selva amazónica ecuatoriana nos invita a descubrir un mundo de diversidad infinita, partiendo desde sus habitantes –integrantes de pueblos indígenas ancestrales– pasando por su rica flora, fauna, paisajes y variedad de actividades para realizar.

La Amazonía ecuatoriana se caracteriza por sus majestuosos escenarios que van desde volcanes activos, caudalosos y serpenteados ríos que corren hacia el Amazonas; cascadas espectaculares, lagunas encantadas, cuevas misteriosas y vestigios arqueológicos enclavados en esta región, hacen parte de esta oferta turística natural.

Los sistemas hidrográficos concentran la atención de turistas nacionales y extranjeros deseosos de disfrutar los escenarios naturales de sus cuencas para realizar modalidades turísticas de aventura como rafting, kayak de río, canopy, tubing, avistamiento de caimanes, exploración de cuevas, avistamiento de aves, tarabita y caminatas en la selva.

Una de las modalidades turísticas de aventura es el rafting en el río Jatun Yacu, considerado como clase III: apto para todo público; es decir, no se necesita ser un experto o tener experiencia en río y sin lugar a duda, según los entendidos, es el mejor río para tener el primer contacto en la actividad de rafting.

Para nuestro guía, Roberto Rueda, con 15 años de experiencia como guía profesional y 10 años únicamente en río, cuenta que el río Jatun Yacu que en lengua nativa quichua, significa Río Grande y se encuentra dentro del Parque Nacional Llanganates.

El experto guía, dice que una de las mejores formas de disfrutar del río Jatun Yacu, es con la práctica del rafting en medio de un paisaje cautivador, lleno de exuberante flora y fauna. Al referirse a las condiciones de seguridad que presta el río, manifiesta que es uno de los más seguros del Ecuador.

Nuestra aventura inicia temprano en la mañana en el Malecón de Tena, donde se presentan los guías y nos informan del itinerario del día. Luego, nos dirigimos hacia el sector de Cando donde inicia nuestro viaje. Allí nos dan la charla de seguridad integral, asignan chaleco, chaqueta, casco, remo y botes que, por cierto, son nuevos y de buena calidad.

Luego de tener un pequeño entrenamiento en técnicas de remo necesarias para navegar por el río. Listo el bote, ¡a empujar al agua se ha dicho! Y luego encontrar los primeros rápidos, que son amigables, pero nuestro corazón se puso a trabajar con las primeras sensaciones y emociones.

Roberto, que es un guía certificado por la Federación Internacional de Rafting, nos inyecta optimismo; da las últimas indicaciones e iniciamos el descenso de rafting por el río de aproximadamente 25 kilómetros. Luego de aproximadamente tres maravillosas horas de cruzar por cañones, acantilados, llegamos a la playa de la Isla Gallo de la comunidad de Sandía, donde un delicioso almuerzo al aire libre con frutas tropicales frescas, refrescos, jugos y agua.

Continuamos el descenso de rafting por el río Jatun Yacu hasta llegar a Puerto Napo. Al final del viaje celebramos por la encantadora experiencia que duró aproximadamente 5 horas inolvidables.

Es importante viajar y conocer de la mano de guías y operadoras certificadas, que garanticen la seguridad de su traslado y aventura. ¡Disfrute de su viaje!

Hasta la próxima.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *