Mercado Artesanal “La Mariscal” un universo de arte en Quito

Los vivos colores de los tejidos y prendas bordadas, tapices y pinturas, contrastan en un solo lugar, que además expone los maravillosos y finos diseños de joyas en plata y las bisuterías, muchas de ellas elaboradas con semillas, especialmente traídas de la Amazonía ecuatoriana y con instrumentos musicales como quenas, rondadores y ocarinas.

El Mercado Artesanal “La Mariscal”, ubicado en el centro norte de Quito, es el mayor referente de las artesanías ecuatorianas, cuando los turistas buscan un recuerdo que es el mejor testimonio de  su visita a Ecuador.

Los turistas encuentran en este mercado artesanías para todos los gustos y a cómodos precios, dice el artesano Marco Quishpe, al asegurar que los tejidos, bordados, sombreros, bolsos de cuero y joyas de plata son, entre otras, los recuerdos que más demanda tienen. Diariamente llegan al mercado unas 1500 personas; en épocas altas como agosto-diciembre, superan las 2000 visitas  diarias, antes de la emergencia sanitaria.

Marco Quishpe, recuerda que antes los artesanos vendían sus productos en la avenida Amazonas y calles aledañas del sector de La Mariscal, pero que luego el Municipio quiteño realizó un censo para verificar cuántos artesanos eran y construyó el Mercado Artesanal “La Mariscal” para reubicarlos y brindar así una mejor imagen y servicio a los visitantes. El nuevo centro artesanal fue  inaugurado el 12 de mayo del 2000.

Cuatro años más tarde (2004) sucedió lo inesperado, un incendio casi consume la totalidad del mercado, pero fue reconstruido inmediatamente ya que en ese año Quito, fue sede del evento Miss Universo y recibió a 81 reinas de bellezas de todo el mundo.

“Este desastre se convirtió en una gran oportunidad para nosotros ya que trascendimos a escala nacional e internacional, pues todos los medios de comunicación realizaron reportajes de lo ocurrido y de cómo avanzaba la reconstrucción”, dijo Maricel Romo, cofundadora del Mercado Artesanal.

Actualmente el Mercado Artesanal cuenta con 194 locales; allí el visitante encuentra una infinidad de productos elaborados a mano y con materias primas que aún se preparan utilizando técnicas indígenas ancestrales.

Don Marco es orfebre. Cuenta que su afición viene de familia. Primero fue su abuelo y luego su padre quienes trabajaron en la platería. Él empezó  en esta hermosa profesión a los 15 años y, es hijo de uno de los fundadores del Mercado Artesanal. “Los turistas especialmente los europeos y los estadounidenses aprecian mucho el trabajo hecho a mano, les encanta”, agrega.

Así, cada artesano cuenta su historia y su dedicación por mantener vivas las costumbres y tradiciones  ancestrales a través de sus productos, y saben  que son parte fundamental a la hora de hablar del potencial turístico que tiene el Ecuador para compartir  con nuestros compatriotas y con el mundo entero.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *