Morcilla, el sushi criollo de Manabí

Muchos dicen que su sabor fuerte y además su aroma penetrante es lo que más atrae de las morcillas manabitas, una de las joyas culinarias de esta provincia.

Me habían hablado tanto de esta receta ancestral, que un día decidí viajar por esta hermosa provincia de la costa ecuatoriana en busca de las mejores recetas que conquisten mi paladar. Me recomendaron visitar Calderón, una pintoresca parroquia rural del cantón Portoviejo, donde la morcilla es el plato principal los 365 días del año.

En Calderón se han especializado en este platillo que se ofrece en diversas variedades: morcillas de arroz, de plátano, caldo de manguera y más; siempre se sirven acompañadas con uno o dos plátanos asados, la ensalada es opcional.

Los habitantes locales lo han bautizado como el “sushi criollo”, y es que en cada bocado que se le da uno siente la esencia de Manabí.

Manuel Álava, quien es parte de la tercera generación de expertos en morcilla y propietario del restaurante “Salchichas don Rigo” comparte cómo se prepara este delicioso alimento, que no deja de sorprender, pues su materia prima son las vísceras de cerdo, cuyos intestinos se rellenan con arroz o con plátano, y posteriormente se complementa con sangre y especias como pimienta, orégano, comino y más.

Preparar morcillas conlleva un proceso dedicado, pues primero hay que rellenarlas pacientemente con arroz, después cocinar todo en un solo brebaje y luego de horas de ebullición se fríen para darle ese toque brilloso que las hace tan atractivas.

En Calderón y en general en todo Manabí se venden morcillas de todo precio, pudiendo conseguirse porciones pequeñas desde un dólar.

¿Te animarías a probarla?

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *