Muisne belleza, aventura y un destino por conocer

La belleza de sus playas, el agua cristalina de sus mares y la inigualable textura de la arena que se produce solo en esta zona del país, hacen de Muisne la “Isla del encanto” como se la denomina.

Muisne está ubicado al sur de la provincia de Esmeraldas, a solo 1h45 minutos de la cabecera Cantonal, visitar la isla es trasladarnos a un paradisiaco lugar con bellos paisajes de palmares ubicados en la playa, manglares y ríos fascinantes que nos permite hacer turismo de sol,mar, naturaleza, aventura  turismo vivencial y ecoturismo, todo un cúmulo de experiencias en un solo  lugar.

La experiencia inicia a la llegada, hay que subir en una embarcación que nos traslada hasta la isla en un trayecto no mayor a 7 minutos que nos desplazará por el río de su mismo nombre (Muisne), también hay  otra opción de traslado y es   vía terrestre en los denominados mototriciclos   que lo adentraran a la isla por el puente peatonal donde la ventura y el viento sobre el rostro permiten sentir la brisa cálida del mar.

La primera parada es en  la playa, nos espera un ambiente de aventura, la práctica del deporte acuático entre ellos el surf llaman la atención de los visitantes, da la impresión que todos en la isla conozcan sobre este deporte, los jóvenes lo practican y la adrenalina se siente por todas partes.

Después de una hora sintiendo la arena en los pies y disfrutando del buen paisaje de playa por el malecón, llegó el momento de disfrutar de su deliciosa gastronomía, esta vez un exquisito encocado de mariscos en el restaurant la “sazón de doña Elena” su sabor nos indica  que es una mezcla de mariscos frescos (pescado, camarón y conchas), con suficiente coco tierno y especies de la zona.

También  podemos adentrarnos a los palmares ( cocotales) con palmeras de hasta 10 metros de altura que nos comprometen a vivir con la naturaleza y disfrutar del turismo vivencial así, después de caminar por 30 minutos nos encontramos con  “El Palmar de los Jaramillo”  la sonrisa del anfitrión nos invitaba a sentir que  estabamos en el lugar correcto y había que aprovechar lo que nos brindaban, Don Wilo Duran empezó arrancando el coco de la palma con un largo gancho que llevaba consigo una tijera.

Lo fascinante es como caían los cocos , mientras su ayudante los recogía en un saco, nos deleitamos con esa delicia, agua de coco, dulce, sana, extraída  directamente del coco recién cosechado, una verdadera delicia.

Cuando la tarde se tornaba soleada llego el momento de ser parte de un paseo en lancha, darle la vuelta a la isla, en manos de expertos y con las protecciones adecuadas, sentir el viento sobre nuestro rostro y admirar la belleza que presenta ese extenso mar, observar la isla desde afuera con sus aguas profundas, misteriosas, hermosas y aptas para la práctica de cualquier deporte.

Te invitamos a vivir, disfrutar y experimentar, Muisne espera por ti en este feriado, con experiencias inolvidable y conoce lugares extraordinarios, gente maravillosa y amable

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *