Néstor Toapanta, el primer ecuatoriano en las finales del concurso gastronómico más importante del mundo.

Néstor Toapanta podría convertirse en el chef más importante del país y del mundo. Neto, como lo conocen sus allegados, es finalista del concurso gastronómico Bocuse D’Or 2021 y jefe de cocina en el restaurante Marcus de la Universidad San Francisco de Quito. Hace alrededor de 10 años viene participando en concursos nacionales e internacionales y hoy es el primer ecuatoriano en llegar a las finales del Bocuse D’Or, un concurso creado por Paul Bocuse, conocido por promover la nueva cocina francesa y considerado el mejor chef del siglo XX.

Todo empezó cuando Mauricio Cepeda, ex decano del Colegio de Hospitalidad de la USFQ, entró a la oficina de Neto, le dijo que quería que concurse en el Bocuse D’Or y que no se iría sin un sí por respuesta. Después de eso se unieron al equipo Doménica Señalín, su asistente y Erick Dreyer, coach y ex participante de esta importante competencia gastronómica.


Los organizadores del concurso dan ciertos parámetros y eligen las proteínas que todos utilizarán, pero destacando sus propias técnicas y su propuesta como país. Los platos preparados son presentados para que sean degustados y calificados por jueces de distintos países. Neto busca mostrar mucha identidad con su comida, por esa razón en las semifinales presentó entre otras cosas, un cochinillo acompañado de un mosaico de tubérculos andinos, una elección que buscaba realzar los sabores de los Andes, lugar en donde nació y se enamoró de la cocina.

Neto recuerda con cariño su niñez recorriendo los campos en medio de montañas junto a su padre y su tío donde recogían “callampas”, una palabra proveniente del quechua que significa seta comestible. “Lo que hacía mi papá era preparar los hongos naturalmente para que puedas realmente sentir el sabor, no ponerle aliño o sal, sino simplemente condimentar con lo que puedas encontrar en la naturaleza como el tomillo o hierbas de campo”, cuenta el chef, quien además asegura que todo ese aprendizaje lo acompañó durante su formación como cocinero en la USFQ, donde recibió una beca por su dedicación y esfuerzo.


Néstor empezó como posillero, lava platos en uno de los restaurantes de la universidad y su llegada a las finales del Bocuse D’Or es una historia de verdadero trabajo duro y constancia. Su motivación para continuar innovando y aprendiendo es dejar una huella en los corazones de otros cocineros, despertar esa pasión por la cocina y que algún día quieran seguir sus pasos representando al país, mostrando las maravillas que tiene que ofrecer la comida ecuatoriana al mundo.

“Siento una gran responsabilidad porque voy a representar a 18 millones de ecuatorianos y eso requiere mucha preparación” dice Neto mientras afirma que Ecuador podría desarrollar un turismo gastronómico al nivel de Perú, ya que considera que la variedad y fuerte identidad que demuestra nuestra gastronomía puede llegar a ser un gran incentivo para elegir al Ecuador como un destino para paladares exigentes. “Nosotros vamos a este concurso a posicionar al país en el mapa gastronómico como una potencia en cocina” asegura el chef con alegría.


Las finales del Bocuse D’Or se llevarán a cabo este 26 y 27 de septiembre en Lyon, Francia, donde participarán representantes de 23 países incluidos 4 cocineros latinoamericanos además de Néstor, provenientes de Colombia, Chile, Costa Rica y Uruguay. Ecuador presentará su propuesta gastronómica el 26 de septiembre y conoceremos los resultados después de la presentación de todos los países.

¡Gracias Neto por mostrar lo mejor de nuestra gastronomía al mundo!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *