Observar ballenas jorobadas, otro placer en Manabí

Cuando las tuve a menos de 10 metros de distancia, el corazón me empezó a latir de la alegría. Son dos grité. Seguramente un macho y una hembra. Las ballenas jorobadas, las viajeros sin visa y las más esperadas estaban danzando frente a mí.

Los gigantes animales de al menos 15 metros de largo se los puede observar en el mar de Puerto López, un simpático balneario manabita al que llegamos atraídos por su fama para la observación de ballenas y el trabajo de su comunidad para que esto siga en pie. Cada año, la presencia de las ballenas nos permite reflexionar sobre la importancia del cuidado de los océanos, porque estos cetáceos realizan un viaje inverosímil desde La Antártida hasta Ecuador, con la intención de aparearse o parir sus crías.

Un extraordinario guía del país, Ángel Pincay, nos acompañó en el viaje en yate a mar adentro, para encontrarnos con los cetáceos. Las ballenas arriban entre junio y septiembre y para ellos este mar es como una inmensa bañera cálida, muy diferente a las frías aguas de la Antártida.

Ecuador tiene una temperatura adecuada para que los ballenatos puedan nacer y prepararse para emprender un viaje de regreso al sitio de donde partieron. Otro grupo realiza el cortejo de apareamiento, con un ritual especial que lo inician los machos, quienes emiten sonidos y danzan fuera del agua para “convencer” a la hembra. Es un espectáculo impresionante.

Un regalo que la naturaleza nos hace en este rincón de la costa ecuatoriana.

Hay ocasiones en que las ballenas emergen totalmente del agua.

Se las ve fabulosa, negras y blancas en toda su extensión, entonces los turistas capturan con sus cámaras o celulares esas imágenes espectaculares que de inmediato las comparten con sus familiares y amigos, demostrando que estuvieron en el lugar perfecto para la aventura y la adrenalina.

Para toda esta aventura existe en Puerto López 27 operadoras turísticas que cuentan con embarcaciones seguras, confortables y acondicionadas para el viaje de observación. El viaje tiene un valor de 25 dólares por persona y si el recorrido incluye una visita a la Isla de la Plata, el valor asciende a 45 dólares, pero realmente es un viaje que se debe vivir una o varias veces en la vida.

Yo decidí aventurar un poco más y recorrer el islote, el cual en primera instancia pensé era pequeña, pero al irnos acércanos creía y crecía.  Nos cuentan las leyendas del porqué de su nombre. Una dice que en el sitio está enterrada un tesoro, otro porque en las noches brilla como la plata. Fuera cual fuera la procedencia de su nombre, es realmente espectacular conocer este espacio de vida.

Al fin llegamos a tierra firme en medio del océano, nos recibe un grupo del Parque Nacional Machalilla para iniciar otra aventura. La primera misión es subir 150 escalones que al final siente desfallecer. Pero luego de un descanso reparador y caminar unos minutos llegarás al éxtasis visual, al observar la inmensidad del mar, aves marinas como piqueros patas azules, piqueros nazca, piqueros de patas rojas, aves tropicales, fragatas, pelicanos, albatros y otras especies en la Costa Continental Ecuatoriana.

En esta isla de encantado se observa arrecifes de coral, tortugas marinas y peces de colores. Además, fácilmente se observan diferentes especies de tortugas marinas, que viven armónicamente.

Aunque existen lobos marinos se los ve ocasionalmente en las zonas más rocosas. Al contemplar la vida en sus estados más sensibles y maravillosos, solo agradezco y pienso “no puedo pedir nada más a la vida”.

El viaje debía continuar y retornamos a la playa de Puerto López, en el camino nos es posible encontrarse nuevamente con las ballenas jorobadas, que siguen con sus ritos de amor.

Y Ecuador no deja de sorprenderte, porque un grupo de delfines juguetones saltaban junto a la embarcación, una verdadera aventura que debía fotografiarse.

Sin dudar volveré a repetir esta aventura, pero por ahora decido quedarme en casa por el bienestar de todos. Pero cuando volvamos a viajar prometo que #MeQuedoEnEcuador para recorrer por el país de los Cuatro Mundos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *