Penipe, un valle interandino rodeado por nevados y frutales

Penipe es uno de los 10 cantones que conforman la provincia de Chimborazo, ubicado en el centro andino del Ecuador a 27 kilómetros de Riobamba, está rodeado por espectaculares volcanes como El Altar y el Tungurahua. Según los filósofos, Penipe viene del vocablo colorado PI-NI-PI, que significa el Río de las Serpientes; su zona nororiental estuvo habitada por la tribu aborigen de los Pinipis.

Penipe está conformado por las parroquias de El Altar, Matus, Puela, Bayushig y Bilbao, asentadas en áreas altamente productivas donde se cultiva frutarles como el tomate de árbol, mora, granadilla, durazno, pera y manzanas.

Uno de los atractivos más importantes es el nevado El Altar, que forma parte de la Cordillera Oriental de los Andes. El nombre se deriva de la forma del nevado. Se ha señalado que en algún momento fue más alto que el Chimborazo, pero que por su actividad volcánica sufrió el hundimiento del cono y se quedó con la actual forma. En la caldera del extinto volcán se encuentra la laguna Amarilla, que presenta una coloración que le da el nombre a raíz de los minerales disueltos en sus aguas.

En este Cantón también se encuentra el volcán activo Tungurahua, compartido con la vecina provincia que lleva su nombre. Si bien el proceso eruptivo que se inició en 1999 ha provocado las mayores afectaciones a este Cantón, al mismo tiempo, ha generado que sea uno de los mayores atractivos turísticos de la provincia.

Penipe ofrece diferentes actividades recreativas como: paseos en bicicletas, cuadrones y motos por sus diferentes rincones. También puede hacer pesca en ríos y lagunas, caminatas por los diferentes rutas comunitarias, senderos y chaquiñanes, fotografía y observación de su variada flora y fauna; además el descenso en boyas y canoping en el río Chambo y visitas a templos.

Tanto turistas nacionales como extranjeros pueden disfrutar de la exquisita gastronomía de Penipe, como las tradicionales tortillas de maíz hechas en piedra, el sabroso caldo de gallina criolla o el delicioso yahuarlocro y la rica fritada de chancho.

En el ámbito social Penipe se diferencia por su solidaridad y acogimiento por poseer dentro de su Cantón el Centro Gerontológico y La Casa de la Caridad, que acoge a niños con capacidades diferentes, lugar que llena de orgullo a sus habitantes.

Penipe: ‘El animero’, una tradición con 450 años de historia

En el cantón Penipe hace más de 450 años el animero, personaje que camina por las calles recordando a las almas que han sido abandonas por sus familiares, es una tradición que va de la mano con el día de los Difuntos.

La vestimenta de este personaje está compuesta por una túnica blanca con capucha y un cordón para ceñir la túnica; en la mano derecha lleva una pesada campanilla de bronce y en la izquierda, una calavera y un rosario.

El “caminero” recorre las principales calles de la ciudad mientras canta repetidas veces: “Despertar almas dormidas, rezarás un Padre Nuestro y un Ave María por las benditas almas del purgatorio, por amor a Dios”. De este modo llega al cementerio, donde camina entre las tumbas hasta llegar a la cruz central.

Allí deposita la calavera, da tres pasos hacia atrás y se acuesta boca abajo, en cruz, para rezar un Padre Nuestro y un Ave María con el objetivo de interceder por las almas. Tras esto besa la calavera y canta con los brazos en cruz.

Por último recorre el cementerio con el mismo cántico, sale del camposanto, donde la gente lo espera para rezar por sus seres queridos, este acto tradicional cerca de las dos de la madrugada con gran devoción y creencia.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *