Quito un patrimonio natural por descubrir

Quito, la capital del Ecuador, cumple 42 años como Patrimonio Cultural de la Humanidad, declarado por la UNESCO, el 8 de septiembre de 1978. Considerado una obra maestra elevada en los Andes gracias a su Centro Histórico privilegiado de magnifica arquitectura y barrios llenos de vitalidad, donde se levantan templos, conventos, museos y otros edificios que albergan maravillosas obras de arte.

Sin embargo, más allá de las joyas patrimoniales de gran valor arquitectónico, debemos abrir la panorámica, escaparnos un día para visitar las parroquias rurales de Quito, una alternativa que ofrece una cascada de emociones. ¡Un verdadero patrimonio natural!

Fotografía Quito Turismo
Fotografía Quito Turismo

En estos lugares se respira otro aire, el clima es más caído y existe una naturaleza palpitante y acogedora. De entrada, está el inconfundible olor de eucalipto, pino y acacias, los ríos y las quebradas, los lugares de gran atractivo turístico como el nevado Antisana o la laguna de La Mica, aguacates que se desmoronan debajo de su árbol, colibríes, masetas, flores y pequeños huertos en donde se cultivan desde choclo hasta uvillas.

En la aventura también podemos encontrar acogedoras plazas, coloridos mercados que rebosan de especies, frutas y dulces. Las iglesias atesoran marcas particulares en su arquitectura, sus tallados o sus altares, Las fiestas populares y las celebraciones rituales se expresan con la fuerza de una tradición milenaria.

Frente a estos hermosos paisajes naturales están los acelerados procesos de urbanización, que transforman grandes extensiones de tierra y verdor en condominios y conjuntos habitacionales. Aunque esta es una realidad latente, todavía podemos encontrar sectores donde el crecimiento urbano y demográfico no ha invadido las zonas verdes, esos lugares son las parroquias rurales del Distrito Metropolitano de Quito, escenarios ideales para aventureros, amantes de la naturaleza y el turismo sostenible.

Visita la página web promocional de la ciudad www.visitquito.ec donde podrás encontrar el álbum de experiencias con varias opciones turísticas para disfrutar en familia; conoce más detalles, horarios de atención y costo.

Acá te presentamos 6 rutas indispensables para encontrar esos refugios naturales, apenas a una hora del núcleo urbano de Quito. ¡Recuerda #MeQuedoEnEcuador!

Ruta «Culturas ancestrales del Centro del Mundo»

 

Junto a la línea equinoccial, en la Mitad del Mundo, cerca del monumento que conmemora la visita de la Misión Geodésica Francesa del siglo XVIII, la travesura favorita de los viajeros es tomarse una fotografía con un pie en cada hemisferio.

Conoce de cerca las costumbres y tradiciones de las Parroquias del Centro del Mundo, Pomasqui y San Antonio, vestigios arquitectónicos son la antesala de una tierra de cascadas y aves maravillosa.

Ruta «Aventura y naturaleza en el bosque nublado»

Disfruta de un día lleno de adrenalina entre orquídeas y cascadas mágicas, en la Reserva Orquideológica Pahuma y Tucanopy, ubicados en las parroquias noroccidentales de Quito que hacen parte además del Choco Andino, patrimonio natural declarado Reserva de la Biosfera.

Ruta «Osos de anteojos Maquipucuna»

Recorre el hábitat de la especie más emblemática de Quito “El Oso de Anteojos”, la única especie de osos propia de Sudamérica, parte del patrimonio natural de la ciudad, durante toda esta ruta conocerás las parroquias de Pomasqui, Calacalí, Nanegal y Nanegalito, poseedoras de gran parte del Corredor del Oso.

Fotografía Quito Turismo
Ruta «Quito – Yanacocha»

El downhill en bicicleta desde el jardín de los Colibríes más cercano de Quito, ubicado en la parroquia de Nono, que nos lanza en una carrera inaudita ‘de cielo a tierra’ desde el alto paramo hasta la ciudad en cuestión de minutos. Otro encanto natural del Distrito Metropolitano de Quito.

Ruta «Nono – Alaspungo en bicicleta»

Paisajes incomparables de la ruralidad de Quito, desde la localidad de Alaspungo, los amantes del deporte extremo disfrutan de una ruta de bicicleta entre orquídeas y aves de la parroquia de Nono. 

Ruta «Quito – Yunguilla Culuncos»

Caminos que son testigos del trabajo incansable de una cultura ancestral dedicada al comercio, los Yumbos, fueron quienes forjaron esta zona de Quito en armonía y respeto a la naturaleza, quien era su fuente de sustento. Recorre la zona natural de la parroquia de Calacalí.

Quito Turismo

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *