Recorre Ecuador ¡Tu destino de amor!

Emprendo un viaje corto, pero muy gratificante, me desplazo desde la ciudad de Quito en menos de tres horas a Cotacachi, al norte del país, en la provincia de Imbabura. El camino no solo me muestra la belleza única de los llamados ponchos del indio (tonos de las montañas), que como guardianes rodean la Panamericana Norte; sino que permiten recordar los maravillosos momentos de amor que he vivido en Ecuador.

El trayecto se llena de señales de tránsito y semáforos intermitentes que cambian de rojo a verde, lo que me da tiempo para pensar en los incalculables periodos que viví en este pequeño país lleno de lugares mágicos y grandiosos, donde sin pensar encontré el amor.

La primera parada en el recorrido es el paradero llamado ‘Mira Lago’, ubicada en el cantón Cayambe, provincia de Pichincha. Posee una vista inigualable de un gran lago, el aroma a café y bizcochos prevalece en el lugar, es imposible no percibirlo. Un detalle que capta mi atención es la música andina que acompaña este espacio, me dejo invadir, mientras observo en el fondo a San Pablo, imponente lago que impactan mis sentidos, deseando permanecer en aquel momento por la eternidad.

Entre tantas cosas que posee este país, está la gastronomía, que fusiona incontables recetas, y una de ellas son los bizcochos, característicos del cantón Cayambe. Estas delicias de la región Andina se las preparan con harina, margarina, agua, sal y para concluir su preparación se cuecen en hornos tradicionales. No cabe duda, que este bocadillo es un deleite para el paladar, si lo acompañas con queso de hoja y manjar de leche, se dimensiona el sabor y la experiencia de estar ahí.

Al continuar el viaje, es imposible descartar el amor, que se respira en cada rincón de Ecuador, ese amor por la vida y la naturaleza. Solo basta observar la majestuosidad de los cerros Taita Imbabura (Manuel Imbabura) y la Mama Cotacachi (María Cotacahi). La historia cuenta que el Taita Imbabura era un hombre joven que salía de su morada por las noches. Una vez se encontró con la Mama Cotacachi y caminaron juntos hasta el amanecer. Cierta ocasión, Manuel decidió declarar su amor a María, y ella correspondió a ese sentimiento que durante varios años habían callado. Mucho tiempo después procrearon un hijo, el cerro Yanaurcu, ubicado a la derecha del cerro Cotacachi.

Según la leyenda sus almas viven en estos cerros, que son importantes para las culturas indígenas de la zona, por ello agradecen con rituales, costumbres, danzas y ofrendas en las fiestas del Inti Raymi, celebradas en los meses de junio, fecha de celebración por las bondades de la tierra, que son resguardadas por estos dos cerros que cuidan el lugar.

Continúo el viaje observando de frente el paisaje andino, que se viste de enormes hectáreas de bosque, sembríos de frutas y hortalizas, varias especies de aves que buscan sus nidos en árboles frondosos, y las imponentes montañas que forman parte de la cordillera ecuatoriana.

La Mirage un espacio natural

Sentir el calor de una toalla caliente para limpiar tus manos o disfrutar de una bebida verde que atrapa tu atención, pero que al consumirla refresca tu cuerpo, son detalles que aceleran los sentidos cuando visitas La Mirage.

Llegar a este sitio y contemplar las bellezas naturales es un acto inolvidable. La Mirage Garden Hotel & Spa, está ubicada en la ciudad de Cotacachi, nombrada “La Capital del Cuero de Ecuador”, debido a que su población se dedica a la producción de varios artículos con este material.

Cotacachi posee una riqueza turística deslumbrante, basta con preguntar a una persona de la zona, para que te sugiera varios atractivos turísticos, como la visita a la lagunas de Mojanda, San Pablo, Cuicocha, y Parque El Cóndor, que son espacios que exaltan la belleza natural que posee Ecuador.

Cuatro regiones en un solo país, te permiten encontrar en cada recorrido paisajes impresionantes, lugares extraordinarios, gente amable y comida deliciosa. Pensar en un #EcuadorDestinoDeAmor, es posible, porque cada rincón te hace sentir enamorado. Buscar entre tantos parajes de Ecuador para sellar un pacto de amor es realmente complicado, pero en el camino encontré a La Mirage, un pedazo de cielo para conjugar el sentimiento más puro.

Solo por destacar este sitio es miembro de LuxuryDestination Ecuador (LDE), que reúne a los más altos, sofisticados y exclusivos hoteles del país, en los que disfrutas de experiencias únicas con tradición, autenticidad, y tranquilidad; brindando a los turistas momentos de bienestar.

Este hotel de lujo, fue una hacienda por más de 200 años, tiempo después fue restaurado y embellecido con accesorios del siglo XXI y de la región Andina. Un círculo de tranquilidad y paz rodea cada espacio, respirar aire puro con un toque lavanda en cada rincón, es especial, es inolvidable, sin dudarlo.

Pavos reales, flores de colores, rosas, peces naranja, cánticos de aves, estatuas que exaltan la belleza de la mujer e incontables rincones para el relax y el descanso, acompañados de la naturaleza en su máximo esplendor: es La Mirage, espacio donde podrás sellar tu pacto con el amor, en este nuevo destino de bodas y romances donde Ecuador muestra grandes posibilidades.

Una fiesta de sabores en Ecuador

Saborear las delicias de Ecuador en platos elaborados con mucha dedicación, cuidado y detalle es una experiencia enriquecedora. Un recorrido por la combinación de sabores penetrantes que nunca imaginaste, se prepara en La Mirage. Beber agua, degustar una copa de vino mientras saboreas a Ecuador en un solo banquete, y para no olvidar, el excelente servicio de quienes son parte de ese hotel, harán este momento memorable.

Suena una dulce melodía, mientras te inunda la curiosidad de descubrir que contiene una caja musical grande, la caja es parte del menú. Al abrir te encuentras con un delicioso pedazo de pescado nativo de la Amazonía ecuatoriana, el abre bocas de este recorrido gastronómico.

Mis sentidos quedan encantados con cada plato único e irrepetible: crema de zanahoria al pernos, tartaleta de pato al higo con mini croquetas de papa, sorbete de azahares, ternera y langostino, y para culminar la explosión de sabores, un delicioso postre elaborado con rosas y lavanda, un jardín de chocolate en todas sus formas y colores que deslumbran la vista, y sobre todo el paladar.

Un cúmulo de sensaciones guarda la cocina de La Mirage. Los sabores de Ecuador se destacan por el uso de ingredientes nativos y orgánicos. Este país tan rico en paisajes y lugares, no solo es un paraíso de frutas, legumbres, carnes o especias, se convierte en el destino de amor, del romance, un pequeño lugar del mundo que recibe a propios y extraños con los brazos abiertos.

No solo puedes comer, sino aprender a preparar postres con pocos ingredientes. La Mirage te permite disfrutar de clases de cocina, donde aprenderás a elaborar entradas, platos fuertes, postres, decoración, arreglos florales y más. Observé la preparación de un postre delicioso “Crema de chocolate blanco con limón”, un manjar para conquistar a ese ser amado, todo elaborado con el mejor cacao y chocolate del mundo, hecho en Ecuador.

Calmar el alma, y relajar el cuerpo — Spa La Mirage

Descubrir que el entorno se pone a tu favor para experimentar el mejor momento de tu vida. La Mirage es uno de tantos lugares que posee Ecuador para vivir tu destino de amor, de romance o matrimonio, en este punto del trayecto pienso en que si estás enamorado y quieres impresionar a tu pareja con un detalle, este es el lugar, olvidarte del mundo y vivir un momento de dos personas que se aman, debe estar en tus planes.

Masajes, aromas, toallas, luces, rosas, y gente preparada para sentirte renovado con solo un masaje en el cuerpo, que alivia tus tensiones, que activa sensaciones dormidas por el estrés diario, es disfrutar del edén en la tierra.

El spa ofrece 20 opciones para todas las personas que visitan este sitio, entre ellas, un masaje de piedras calientes, aromaterapia, tratamientos con aloe vera, lavanda, fango volcánico, flores, algas marinas, chocolate, uvas y otros.

Uno de los tratamientos más utilizados es el Cofán (ritual amazónico). Plantas medicinales, hierbas aromáticas, hojas de guayusa e ishpingo, sales minerales, música, y otros tantos elementos de esta cultura forman parte de este ritual ancestral, que perdura en el cuerpo y el alma.

El lugar despierta la curiosidad, porque está armonizado con música religiosa y andina, el cuerpo se relaja, el espacio se ilumina con velas, y sin pensar te entregas al entorno, momento mágico que solamente lo disfrutas, y sin pensarlo buscas conectar tu cuerpo, la mente y el alma con la mejor energía del mundo.

Han pasado veinte minutos entre los movimientos de las plantas medicinales, el cigarrillo para formar una nube de protección, el uso de huevo de gallina para sacar las malas energías, y el olor penetrante del palo santo. Tras una limpia shamánica realizada por una persona preparada que pueda transmitir buenas energías a tu cuerpo, inicia un nuevo momento.

Elegir un baño de agua dulce para el amor o uno amargo para el dinero, si la elección es la que piensan, el baño dulce que reforzará tu cariño y entrega, aunque el dinero no me caería mal, pero me quedo con ese sentimiento, que late en cada espacio de Ecuador.

Luego de disfrutar de un relajante baño, me dirijo a una camilla muy cómoda. ¿Qué sentía en ese momento? Puedo decir que es una carga de energía, de emociones, de una sensación de relajación máxima. ¿Y qué me espera? Un relajante masaje, con una música diferente, una melodía envolvente, más sutil, delicada, y los aromas solo hacen que tu cuerpo rompa toda barrera y entre en un estado de tranquilidad absoluta.

Vivir esta experiencia cultural y de sanación, es imperdible en Cotacachi, la tierra de los shamanes, el lugar que te da una preparación espiritual completa que conjuga el agua y el fuego para armonizar tus sentidos, rescatando la cultura y ritualidad indígena.

Que pensar luego de ello, en nada, en sentir la conexión con la naturaleza, el querer vivir eternamente, en disfrutar cada espacio que te ofrece Ecuador, el país que lo tiene todo para posicionarse como un destino de bodas, amor y romance, porque no hace falta ser una pareja para vivir esta experiencia, porque el amor está en la familia, en la amistad, en la hermandad y el compañerismo.

Miro a Ecuador con ojos de amor

Pamela Erazo, profesional en WeddingLand, nos comenta que su trabajo ha permitido promocionar a Ecuador como un destino para bodas. El amor por su país y las incontables maravillas naturales que posee el país, consolidan el camino para mostrar al mundo lo mejor de este pedazo de cielo.

“Ver a las personas que se maravillan con Ecuador, y que aman a este país, me motivó a trabajar en posicionarlo como un destino para bodas y eventos”, explica Pamela.

El aporte para el turismo y el país es significativo, varias bodas realizadas por esta profesional permitieron que el país dinamice su cadena de valor turístico desde el sector hotelero, que ofrece desde hospedaje hasta la persona que transporta al destino de luna de miel.

Erazo comenta que Ecuador posee los recursos suficientes para ser un destino de romance, amor, bodas, lunas de miel, y muchas otras, debido a los innumerables lugares que ofrecen sus cuatro regiones, que además brindan un clima único en cualquier momento del año.

Andes, Amazonía, Costa y la región Insular pueden ser elegidos por aquellas parejas que quieren renovar sus votos, los que quieren unir sus destinos, los amantes que quieren disfrutar de momentos mágicos, o solamente para quienes quieren gritar al mundo su amor, y que mejor lugar que en Ecuador.

#EcuadorDestinoDeAmor es posible porque en cada rincón se respira aquel sentimiento noble, que enaltece las almas, que estalla en el corazón, y sobre todo que es posible vivirlo y compartirlo en lugares pequeños y mágicos, en el país que “ama la vida”.

Por: Sandy Doicela

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *