Rodeo montuvio, una fiesta de destreza y tradición

Al compás de la música no solo se levanta el ánimo de los montuvios, sino también se actividad la fuerza y destreza de los jinetes en los rodeos, quienes en medio del polvo demuestran su valentía sin manchar su atuendo blanco.

El rodeo montubio es una muestra de tradición y cultura. Los jinetes y caballos visten su mejor atuendo. Hombres y mujeres resaltan por llevar su pañuelo rojo y el sombrero elaborado con cuero de vaca.

Para iniciar el rodeo de a poco aparecen embanderados y bien acompañados los equipos de las haciendas costeñas, listos y dispuestos para vivir una fiesta de destreza y tradición.

Cada año, las provincias de la Costa de Ecuador, especialmente Manabí, Guayas, El Oro y los Ríos hacen una exhibición de su cultura en los famosos Rodeos Montuvios.

En Los Ríos, 10 de los 13 cantones realizan rodeos montuvios, siendo los más conocidos los de Pimocha en Babahoyo y Mocache. En esta provincia, además, el 35,1% de su población se define como montuvia.

Montuvio es el campesino de la región costera, quien dedica su actividad al campo y posee el arte de montar.

Durante décadas esta festividad se ha convertido en un escenario para mostrar la habilidad de nuestra gente.

Desde los graderíos de madera, caña guadua y cercos para los animales, los espectadores observan con asombro y temor cada moviendo del jinete, quien sin perder concentración por los gritos permanece el mayor tiempo posible sobre su caballo.

Antiguamente, en las faenas de herraje, las reses eran arriadas por los vaqueros desde el monte hasta los poblados, donde se reunían las familias y los amigos para realizar grandes festejos. Comida abundante, música, bailes y amorfinos eran la especialidad de la fiesta, que siempre incluía un concurso de jinetes.

Así nació de apoco la fiesta montuvia del rodeo. Se dice que 1926, en el American Park de Guayaquil se organizó la fiesta por primera vez. Rápidamente, la tradición se fue consolidando hasta llegar al espectáculo popular que vivimos en la actualidad.

La fiesta inicia con el ingreso de los equipos, quienes están acompañados por su abanderado y su madrina. Como salidos de una antigua película americana del viejo oeste, los jinetes aparecen uniformados con camisas amplias, pantalones holgados, sombreros grandes y pañuelos coloridos en el cuello. Sus imponentes caballos, adornados con accesorios metálicos recorren en el desfile con garbo y elegancia.

Rápidamente, se elige a la madrina del año, al equipo mejor uniformado y a la señorita rodeo, quien será la mujer que presente mayor destreza sobre el animal.

Una vez iniciado el evento principal, los representantes de cada hacienda se alistan para hacer gala de sus habilidades al montar. Quien logre permanecer más tiempo en su caballo mientras corcovea o se mantenga sobre él sin montura demostrando su destreza al inmovilizarlo será el ganador. Suena sencillo pero no es tarea fácil, los caballos chúcaros son muy difíciles de domar.

En el gradería la fiesta se acompaña con bandas, amorfinos, licores y comida tradicional; el caldo de gallina, las tortillas de yuca y maíz son los platos principales del día.

Cada año, el pueblo montuvio espera con ansias la llegada de las fiestas del rodeo, que por lo general se celebran en julio y octubre, apropósito del Día de la Interculturalidad.

Si buscas divertirte y conocer más de la cultura ecuatoriana, el rodeo es para ti. Ven y comparte con nosotros una fiesta de tradicional que te hará vibrar todas las emociones.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *