Yasuní, un refugio de vida

Hay lugares el mundo con desbordante flora, otros con abundante fauna, otros con diversidad cultural y otros con paisajes de ensueño; pero Ecuador es de aquellos lugares donde lo encuentras todo, en un solo lugar, así, el Yasuní se convierte en el hogar de vida, inimaginable.

Te contamos cuatro pilares para afirmar que el Yasuní es un destino idóneo para los amantes de la naturaleza. Conoce los detalles en esta nota:

Flora

Los sentidos se despierten en selvas tropicales y húmedas, ubicadas en uno de los rincones más biodiverso del planeta. Su relieve con colinas permite el desarrollo de miles de formas de vida, en bosques lluviosos que ocasionalmente se inundan.

Este mágico lugar está dominado por el verde intenso, con árboles gigantes y de gran belleza, únicos de la Amazonía, que superan los 40 metros de altura. Los bosque son atravesados riachuelos y pantanos que forman una red hídrica para el tránsito de tapires, capibaras, jaguares y caimanes, quienes deambulan por la mayor extensión de bosques amazónicos en Ecuador.

Fauna

En esta área protegida existen 204 especies de mamíferos, 610 especies de aves, 121 de reptiles, 150 de anfibios y más de 250 especies de peces. En uno de los sitios más biodiversos del planeta la vida no tiene límite y las barreras de convivencia no existen. Todos las especies de animales hacen que tu viaje al rincón amazónico ecuatoriano sea una experiencia incomparable, al conectarte con la naturaleza, sentir la paz y tranquilidad que ningún otro lugar te lo da.

Diversidad Cultural

La riqueza biológica del Yasuní es abundante, pero su diversidad cultural, también muestra las maravillas de la vida. Este territorio es hogar de los pueblos kichwa y waorani; además, en la parte más recóndita del parque se ocultan las tribus tagaeris y taromenane, grupos disidentes de origen waorani que se mantienen ocultas y sin contacto.

Muestra de su existencia son las lanzas, pisadas y cabañas abandonadas al momento de migrar, y unas pocas referencias de conversaciones mantenidas con waoranis. Son nómadas y en los bosques de este parque encuentran protección y sustento.

Paisajes

La flora, la fauna, la diversidad cultural y geografía, en un solo lugar, convierten al Yasuní en un lugar ideal para admirar de espectaculares paisajes. Por cada sendero, río, laguna y bosque admiras la diversidad de la naturaleza, en estado puro. La belleza de postales únicas se capturan con un simple teléfono, porque en este lugar, no necesitas ser un gran fotógrafo para obtener buenas imágenes, porque el paisaje en sí, lo hará todo por ti.

En definitiva, el Parque Nacional Yasuní, en su millón de hectáreas te ofrece todo lo necesario para apartarte del estrés de la ciudad y vivir una experiencia naturalmente bella.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *