HISTORIA
La tradición ecuestre en los Andes del Ecuador se remonta a varios siglos atrás, cuando los habitantes de los pueblos, ciudades y haciendas se transportaban a lomo de caballo y en carrozas a través de pequeños caminos a lo largo y ancho de la región andina. Actualmente las cabalgatas tienen fines turísticos y festivos, en los que se disfruta de la observación de bellos paisajes con volcanes nevados, bosques y páramos andinos. Por estas razones Ecuador es el destino ideal para realizar emocionantes cabalgatas.


RUTAS
Existen varias rutas y circuitos para ser recorridos a caballo. La mayoría se encuentran en el cantón Mejía, al sur de la provincia de Pichincha. También hay rutas en los alrededores del Parque Nacional Cotopaxi, en la jurisdicción del mismo nombre. Igualmente hay rutas en las provincias del centro de los Andes, tales como Tungurahua y Chimborazo. Más al sur en Azuay y Loja.


En Mejía se ofrece la ruta hacia el “bosque nublado Bombolí”, sitio localizado en el cerro del mismo nombre. Se debe cabalgar desde Alóag hasta el volcán Corazón. Después se sigue hasta el bosque nublado, ubicado a una altura de 3000 metros sobre el nivel del mar (msnm). Este lugar posee un microclima tropical, que permite avistar aves, pequeños mamíferos endémicos y plantas epifitas como las orquídeas y las bromelias.


Al día siguiente se retorna a Machachi. El tour de un día incluye refrigerio e ingreso a la Reserva; el de dos días incluye cabalgata de retorno, dos refrigerios, almuerzo, té, cena, alojamiento y desayuno. No incluye transporte de ida y regreso a Machachi y Bombolí ni bebidas.


Otra ruta en una zona aledaña es en la Reserva Ecológica Los Illinizas, específicamente en el refugio de estas montañas, ubicado a 4.750 msnm. Se accede por la vía Panamericana Sur, a la altura del puente Jambelí, en donde uno debe desviarse hacia el oeste, pasando por la población El Chaupi. Posteriormente se debe acceder al parqueadero de los Ilinizas “La Virgen”, situado a 3.900 msnm; en ese lugar estarán listos los caballos para emprender la cabalgata.


En el primer tramo se pasa por un bosque de polylepis o “árboles de papel”, hasta finalmente llegar a una sección arenosa y rocosa. En la ruta hasta llegar al refugio ubicado entre el Iliniza Norte y Sur, a 4.750 msnm, se observa flora y fauna nativa de los Andes. Allí se sirve un almuerzo y después de regresa hasta el parqueadero. El nivel de dificultad es bajo. Para esta cabalgata puede contactarse con Andes Climbing.


La cabalgata al volcán Corazón dura cinco horas y su dificultad es baja. Se sale desde Sierra Loma hacia el Corazón (4788 msnm), el cual está atravesado por haciendas ganaderas y agrícolas. La vista en este tour es muy amplia ya que se puede observar casi toda la región centro norte de los Andes. El retorno se lo hace por pequeños senderos hasta Sierra Loma.


Una cabalgata muy interesante es la “Vuelta al Rumiñahui”, que dura dos días y una noche. Tiene un nivel de dificultad medio-alto. Se sale desde Sierra Loma hacia el volcán Rumiñahui (4.712 mts.) por caminos de segundo orden que atraviesan las haciendas que se encuentran en las faldas del volcán. Luego se llega al páramo, en donde después de atravesar arenales se desciende a la laguna Limpiopungo, en el parque nacional Cotopaxi. Se pasa la noche en una hostería y al día siguiente se retorna por la zona de Machachi.


Hacienda La Alegría ofrece la cabalgata entre la hacienda, ubicada en Alóag, Pichincha, hasta Baños, Tungurahua, pasando por el mítico parque nacional Llanganates, donde se afirma que el tesoro Inca de Atahualpa está escondido en algún sitio en esta área protegida. La cabalgata sale de la hacienda, bordea el parque nacional Cotopaxi, la zona de Chalupas y se llega a los Llanganates, sitio poco visitado pero que alberga paisajes montañosos andinos espectaculares. Se cabalga durante 5 días en los altos Andes, mientras se admiran muchas montañas y volcanes en zonas despobladas.


Se atraviesan múltiples lagunas y ríos que abastecen de agua a los agricultores y ganaderos en los valles interandinos, así como también a las grandes ciudades y pueblos de los Andes ecuatorianos. La geografía de esta zona es muy accidentada, hay altas montañas y profundos valles en la zona de los Llanganates. Todas las noches se duerme en acogedoras haciendas: Huagrahuasi Leito, Manteles (Tungurahua), entre las principales. Al llegar a Baños de Agua Santa, poblado famoso por sus cascadas, aguas termales, gastronomía y diversión, los jinetes podrán descansar de la larga travesía.


Los que deseen hacer esta cabalgata deben ser jinetes experimentados, debido a las difíciles condiciones del terreno. Los jinetes deben poder montarse y desmontarse del caballo de manera autónoma. Se requieren buenas condiciones físicas y de adaptación a la altitud. Se recomienda mínimo dos días de aclimatación y adaptación para poder estar en plenas condiciones para la cabalgata. El tour incluye 7 días de cabalgata y 7 noches, todas las comidas y el transporte de regreso entre Baños y la hacienda La Alegría.

 

TRAVESÍA POR LA AVENIDA DE LOS VOLCANES

 

CNN Travel seleccionó a la cabalgata por la avenida de los volcanes, ofrecida por Hacienda La Alegría, entre las 15 mejores cabalgatas a nivel mundial. El portal destaca las haciendas andinas y su excelente atención, los paisajes andinos y la compañía de los chagras, los vaqueros de los Andes ecuatorianos. Ellos conocen las mejores rutas, secretos y leyendas de los páramos del Ecuador. El portal de CNN Travel también resalta la belleza escénica de los 11 volcanes que existen en el callejón interandino de la zona centro-norte de los Andes del Ecuador. Menciona que “se puede aprender de la vida diaria de los chagras, quienes dependen de los caballos para su vida, mientras cabalga en caballos puro Criollo a través de terrenos agrícolas, páramos y bosques nublados”, señala el portal.

 

CHAGRAS

 

“La palabra chagra tiene su origen en el término quichua ‘chacra’, que es una parcela de tierra sembrada, generalmente de maíz. El personaje del chagra surgió luego de la llegada de los españoles a América, cuando estos necesitaron personas de confianza (generalmente mestizos) que conocieran la tierra, para cuidar las enormes extensiones de las que se apoderaron”, reseña el portal web Surtrek.com 

 

Fabián Corral Burbano de Lara es doctor en Jurisprudencia, catedrático y escritor especializado en la temática de los chagras en los Andes. En una columna de opinión titulada “Semblanza del chagra”, publicada en Diario El Comercio del 23 de julio de 2012 describe la esencia del chagra andino.

 

“Vestido a la vieja usanza, llevando con prestancia el poncho de Castilla, embozado en la bufanda, calzando las espuelas roncadoras, el chagra cabalgó, y cabalga, desde los tiempos coloniales, por las rutas del país rural. El chagra viejo sabía de barbechos, de siembras y cosechas. Su destreza era la misma unciendo la yunta que amansando mulas bravas. Arreglaba aperos y torcía sogas en las horas vacías de las tardes de invierno. Madrugaba al ordeño y amaba esos rejos mugientes que dieron hondura y calor a las mañanas heladas. Conocía de memoria el recodo de los caminos. Le eran familiares cada penco y todos los rumbos para llegar a los pueblos y bajar sin riesgo de los páramos. Sabía de horizontes y quebradas, de nevazones y pantanos; amaba, y ama, quizá sin saberlo, el país campesino y profundo”, señala parte de la columna de opinión escrita por Corral.

 

El texto añade que “el caballo es, y fue, su afición y los aperos criollos, su orgullo. Fue jinete que supo de la maravilla de cabalgar días enteros. Conoció el arte de ir haciendo el camino sin premura y de vivir el paisaje como casa y escenario. Solamente por el ruido de los cascos, advertía si lo que llegaba por el camino de herradura era humilde mular o presuntuoso caballo de paso. Admiró los andares de los ´braceadores de entrar al pueblo´ y la energía y docilidad de los caballos de trabajo”.

 

Corral menciona que “en Machachi (sur de Pichincha) o Yanahurco (hacienda en el Parque Nacional Cotopaxi), y en otros rincones serranos, aún prosperan el chagra y sus hijos. En cada fiesta de los pueblos, como en Machachi o en Sibambe (Chimborazo), cuando se trata de homenajear al santo patrono, vuelven los chagras a las marchas; llenan con el estrépito de sus cabalgaduras las plazas y las calles; torean extendiendo los ponchos frente al toro; apuestan en las galleras, jinetean en los rodeos y, después, retornan a las aldeas, a sacudir con el prestigio del hombre de a caballo los orgullos escondidos en esa gente recia, afirmativa y franca que constituye el fondo humano de una cultura que sobrevive a pesar de todos los prejuicios. El chagra es un mestizo esencial. Es, como el montubio, una confesión de identidad”, finaliza escribiendo el Dr. Corral, quien ha escrito varios libros sobre el fascinante tema de los chagras en los Andes ecuatorianos.

 

PASEO DEL CHAGRA

 

Es la mayor celebración en cuanto a rodeos en los Andes. Se lleva a cabo en el marco de las celebraciones de la cantonización en las calles de Machachi, cantón Mejía, Pichincha. El chagra es un personaje muy ligado a la identidad y la cultura de Machachi. Los tres hechos que constituyen el nacimiento del Paseo Procesional del Chagra son: la erupción del Cotopaxi en 1877; el patrono religioso de Machachi: Santiago Apóstol; y la Cantonización de Mejía. En 1983 esta fiesta popular se institucionalizó en el calendario oficial de festividades del Ecuador, reseña el portal Foros Ecuador. Este año el Paseo del Chagra se realizó el 18 de julio pasado.

 

CACERÍA DEL ZORRO

 

El sábado 3 de octubre de 2015 se celebrará la 43 edición de la Cacería del Zorro, en homenaje a la ciudad de Ibarra, capital de Imbabura, por el aniversario de los 409 años de fundación. Es una competencia en la cual intervienen propietarios de haciendas, militares y policías en servicio pasivo jinetes profesionales y no profesionales. En la prueba se atravesarán obstáculos llamados “peñaroles”, también troncos, zanjas y árboles. La cacería consiste en perseguir a los “zorros” y alcanzarlos para quitarles una cola similar a la del animal. Los zorros son personajes de diferentes categorías que visten de negro con antifaz, sombrero y capa.

 

Participarán ejemplares de caballos pura sangre y criollos: árabes, ingleses, anglo árabes y españoles. La competencia se llevará a cabo en el circuito de la laguna Yahuarcocha, ubicada al norte de la “Ciudad Blanca”: Ibarra. 

 

 

Share this post

Submit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn