La identidad se teje de colores en Otavalo

La identidad se teje de colores en Otavalo

Blusas bordadas con motivos florales, mantas de colores, tapices con escenas y geometrías andinas, bolsos, bufandas, ponchos de lana de oveja y de alpaca, bisutería de mullos, fajas, alpargatas y muchas artesanías más, conforman el colorido despliegue de habilidad que semana a semana ocupa la Plaza del Mercado Centenario en Otavalo, también conocida como la Plaza de los Ponchos.

Con los primeros rayos del alba, esta plaza situada en el corazón de Otavalo se llena de artesanos  que cargan grandes y pesados costales de mercadería. Aquí se congrega e intercambia día a día una nutrida producción textil y artesanal de varios grupos de los Andes ecuatorianos como los Otavalo, Cayambi, Caranqui, afroecuatorianos y mestizos.

Origen de la Plaza de los Ponchos

Aunque todos los días la plaza despliega su colorida oferta, los miércoles y sábados acoge a un nutrido grupo de comerciantes, lo que la convierte en la feria artesanal al aire libre más grande de Latinoamérica. En la actualidad, en este espacio se agrupan alrededor de 3000 comerciantes.

Su origen se remonta a 1870, cuando el entonces presidente, Gabriel García Moreno, determinó el espacio para la venta de artesanías. Ya en 1929, cuando Otavalo pasó de ser reconocido como Villa a Cantón, este espacio se consolidó como el espacio para el intercambio comercial, pero exclusivamente los sábados.

La actual estructura de la plaza que se encuentra ubicada en las calles Sucre y Salinas, fue diseñada en 1972 con el financiamiento del Gobierno de Holanda y con el apoyo del Instituto de Antropología.

Este espacio permite la exhibición y comercio principalmente de tejidos, telas y bordados que son la expresión cultural de un pueblo que supo mantener viva la tradición textil a lo largo de su historia de conquista, resistencia y lucha. Grandes artesanos que han preservado el saber y lo adaptan con habilidad a la modernidad, para satisfacer las necesidades de sus clientes y construir el patrimonio de sus familias y comunidades.

La mayoría de las prendas se tejen y bordan en procesos artesanales y semi-industriales por familias emprendedoras, dedicadas a la producción textil en Selva Alegre, Taxopamba, La Joya y Quichinche. Algunos talleres permiten que los visitantes conozcan los espacios tradicionales de telar y conocer la historia del tejido en la provincia, su valor identitario y cultural, y detalles de la técnica y su arraigo que se expresan en procesos de tintura tradicional y más.

Entre artículos de colores y el tradicional bullicio de los mercados, esta plaza es la oportunidad para que los visitantes se sumerjan en una experiencia intercultural con el pueblo kichwa Otavalo.

Comprar es negociar, y en la negociación se dan las sonrisas auténticas, entre precio y regateo, que facilitan el intercambio cultural.  Las palabras y los idiomas, con sus acentos y sus intentos, se entretejen en una experiencia enriquecedora, significativa, única e inolvidable. 

El valle del amanecer

El cantón Otavalo es conocido como el “Valle del Amanecer” y se encuentra ubicado en la provincia de Imbabura, en la región andina del Ecuador.

Es probable que el nombre se haya inspirado en los amaneceres de ensueño que se extienden sobre el productivo valle que custodian sus legendarias colinas: Imbabuela, Punyaro, Santiaguillo, Quichinche, San Juan, Cotama, San Vicente, Reyloma con el mítico árbol Lechero y el imponente Taita Imbabura, que cada noche vela su sueño de princesa.

Un valle con paisajes de montañas andina, que baña en dorados sus maizales al amanecer, donde el sol madura los frutos que serán cosechados cuando llegue el Inti Raymi, en el solsticio de verano. «Allpa mama» donde germina la jora que revitalizará a su pueblo en el yamor.

Imbabura, provincia de Lagos y Geoparque Mundial

También conocida como la provincia de los lagos porque alberga varios lagos y lagunas de importancia, como el lago San Pablo, Cuicocha y Yahuarcocha; Imbabura es una de las provincias andinas más cautivadoras del norte ecuatoriano por su especial configuración geográfica.

Aquí se encuentran los complejos volcánicos Imbabura, Mojanda, Cotacachi – Cuicocha y Chachimbiro; con lagos o lagunas prácticamente en todos los cantones. Paisajes de montaña con cascadas, fuentes de agua, diferentes pisos climáticos y atractivos naturales. Un patrimonio que se fortalece y se vuelve único con la diversidad étnica, cultural y productiva que lo habita.

El 17 de abril de 2019, Imbabura fue declarado Geoparque Mundial de la UNESCO principalmente por sus características geológicas. Sus ríos y fuentes de agua provocan una diversidad climática y ecosistémica, que constituyen la base natural para el desarrollo productivo y turístico de sus cantones.

Su clima varía de cálido seco en el Valle del Chota, pasando por el templado en las cabeceras cantonales, a frío de alta montaña en los volcanes Imbabura y Cotacachi. Los sectores de Intag y Lita se caracterizan por su clima cálido húmedo.

Recomendaciones

Recuerda que al visitar la Plaza de Ponchos en Otavalo debes usar zapatos cómodos, ropa liviana, protector solar y llevar tu cámara fotográfica para registrar tus mejores recuerdos.

Para conocer más, descarga la guía de Otavalo aquí

Más contenido similar

Sobre Nosotros

Página Oficial de Promoción Internacional del Ministerio de Turismo del Ecuador.

Más de Ecuador

Recibir noticias

Compartimos información útil para tu próximo viaje al país de los cuatro mundos.

Redes sociales

www.turismo.gob.ec

© 2004–2023 Ecuador Travel. Todos los derechos reservados.

¡Suscríbete ahora!

Descubre las maravillas del Ecuador, para que cada rincón y experiencia se conviertan en recuerdos inolvidables en tu viaje.

Form Newsletter